viernes, 13 de noviembre de 2009

nefropatía diabética > enfermedad renal crónica


Científicos españoles investigarán durante tres años la nefropatía diabética, principal origen de la enfermedad renal crónica que conduce a la necesidad del trasplante

Científicos españoles investigarán durante tres años la nefropatía diabética, principal origen de la enfermedad renal crónica que conduce a la necesidad del trasplante

La enfermedad renal asociada a la diabetes (habitualmente llamada nefropatía diabética), es la principal causa de insuficiencia renal crónica en España, y responsable del 23,6% de los casos de esta patología.

Durante los próximos tres años, un enfoque novedoso en la investigación sobre esta enfermedad va a ser desarrollado por Científicos de la Red de Investigación Renal (REDinREN) perteneciente al Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Ciencia e Innovación, coordinados por el Dr. Carlos Martínez Salgado de la Unidad de Investigación del Hospital Universitario de Salamanca y en colaboración con diferentes diversos Centros de Asistencia Primaria de dicha ciudad.

La investigación analizará tanto el desarrollo de la nefropatía diabética, como una de sus principales consecuencias, la disfunción endotelial y el daño arterial periférico. Los pacientes con daño arterial periférico tienen un mal pronóstico a largo plazo, con un riesgo de mortalidad cardiovascular 15 veces mayor a los 10 años que en pacientes sin esta patología. Además las complicaciones que originan son las responsables del elevado coste sanitario de estos pacientes diabéticos.

La principal novedad de la investigación consiste en estudiar la participación de dos mediadores intracelulares (endoglina y osteoprotegerina) en el desarrollo de esta enfermedad. Para ello se realizarán dos estudios, uno en pacientes diabéticos y otro en animales de laboratorio.

En el estudio con pacientes se determinará el daño arterial periférico valorando la rigidez arterial (mediante la velocidad de la onda de pulso) en extremidades inferiores, relacionando estos valores con los niveles plasmáticos de osteoprotegerina (citocina cuyos niveles aumentan durante la diabetes) y de endoglina (proteína cuyos niveles también se modifican durante la diabetes). Los científicos de la REDinREN podrán establecer así una correspondencia entre la severidad del daño arterial periférico con los niveles de endoglina y osteoprotegerina. A lo largo de los 3 años del proyecto se pretenden reclutar unos 350 pacientes diabéticos para la consecución de este estudio.

La segunda de las investigaciones consistirá en establecer durante estos 3 años
diferentes grupos experimentales de ratas diabéticas, en las cuales se reproducirán las características que la diabetes presenta en los pacientes, analizándose la relación entre diabetes, fibrosis renal y disfunción endotelial desarrolladas con los niveles plasmáticos de osteoprotegerina y endoglina.

La importancia de este proyecto financiado por el Instituto de Salud Carlos III radica en que avanzar en el conocimiento del papel de estos mediadores (endoglina y osteoprotegerina) puede contribuir al desarrollo de terapias o estrategias farmacológicas destinadas a atenuar, reducir o eliminar la progresión de esta enfermedad, que en algunos casos, especialmente en pacientes diabéticos, origina la aparición de úlceras y un dolor persistente incluso durante el reposo. Estos efectos, junto con la reducción del aporte de oxígeno (isquemia) provocada por esta patología, suelen motivar la amputación del miembro afectado. Desafortunadamente, a día de hoy un 30% de los pacientes con isquemia en extremidades no pueden ser tratados.

Además en esta investigación de la REDinREN se valorará la posibilidad de emplear las dos moléculas (endoglina y osteoprotegerina) como predictores de mortalidad cardiovascular en pacientes diabéticos.

La insuficiencia renal crónica es un problema de salud pública cuya incidencia y prevalencia se están viendo incrementadas durante los últimos años. Su tratamiento origina elevados costes en el sistema sanitario. En las fases finales de la enfermedad, los pacientes necesitan tratamientos sustitutivos como la diálisis y el trasplante renal, cuyo coste supone hasta el 2% del gasto sanitario anual total. En el año 2005 más de 40.000 personas en España, es decir, alrededor de una persona por cada mil, estaban en terapia renal sustitutiva, cifra que se estima aumentará en los próximos 10 años debido al envejecimiento progresivo de la población y al aumento en el número de afectados por otros procesos crónicos como la hipertensión y la obesidad. Este incremento ocurre fundamentalmente en la población de edad avanzada, en la que afecta a más del 50% de los pacientes de edades superiores a 65 años.

Para más información
Alvaro Cabello
Tlf: 637 842 803

Medysalud Comunicación
C/ Príncipe de Vergara nº 258 5ºA
28016 MADRID
Telf: 91 4 57 23 72
Móvil: 637 84 28 03

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada