lunes, 28 de diciembre de 2009

Descartan que la proteina C reactiva sea causa de enfermedad cardiaca - JANO.es - ELSEVIER


CARDIOLOGÍA
Actualidad Ultimas noticias - JANOes -
Descartan que la proteína C reactiva sea causa de enfermedad cardíaca
JANO.es · 28 Diciembre 2009 11:14

Una revisión de 54 estudios publicada en “The Lancet” indica que la proteína puede ser una señal de futuros infartos de miocardio ictus y otras enfermedades


Según un estudio publicado en “The Lancet”, los niveles elevados de proteína C reactiva (PCR), que se han asociado a enfermedad cardiovascular, podrían ser una señal de posibles infartos de miocardio o ictus accidentes cerebrovasculares en el futuro, aunque no parecen ser la causa de los mismos.

El estudio trata de resolver un largo debate sobre esta proteína. Algunos investigaciones han sugerido que la PCR, que está relacionada con la inflamación, puede ser tan importante como el colesterol elevado a la hora de provocar enfermedad cardíaca.

Un equipo dirigido por John Danesh, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), y otros 269 científicos reunieron datos de 54 estudios a largo plazo sobre más de 160.000 personas en 18 países. Demostraron que la PCR está relacionada con el riesgo futuro de infarto, ictus y muertes por varios tipos de cáncer, enfermedad pulmonar crónica, lesiones y otras enfermedades.

Pero la mayoría de los resultados que asocian la PCR a la enfermedad cardíaca eran explicados por otros factores de riesgo ya conocidos, como tabaquismo, hipertensión, obesidad y colesterol elevado. En este sentido, los autores declaran que sus hallazgos reducen las posibilidades de que la PCR sea una causa de enfermedad cardíaca.

No obstante, indican que el estudio sugiere que esta proteína aún puede ser útil como método para saber si ciertos medicamentos, como las estatinas, están disminuyendo el riesgo cardiovascular en determinados pacientes. “Aunque la PCR resultase no ser causa directa de la enfermedad cardiovascular, sería útil para identificar a las personas con riesgo cardiovascular y para cuantificar la eficacia de nuestras intervenciones”, escriben.
The Lancet 2009;doi:10.1016/S0140-6736(09)61717-7
http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(09)61717-7/fulltext
The Lancet
University of Cambridge

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada