lunes, 7 de junio de 2010

Enfermedad de Blount (tibia vara)


Con 14 años, Jamie tenía un sobrepeso considerable. Aunque odiaba el término "obesa", ella sabía que probablemente se le podía aplicar. También sabía que su peso le dificultaba hacer algunas cosas, como correr un kilómetro y medio en educación física y llevar a su perro a dar largos paseos por el accidentado parque de su población.

Pero, hasta que fue al médico para ver por qué le dolía tanto la rodilla, no tenía ni idea de que el sobrepeso también le estaba provocando otro problema: la enfermedad de Blount.

¿Qué es la enfermedad de Blount?
La enfermedad de Blount es un trastorno del crecimiento que afecta a los huesos de la parte inferior de la pierna, provocando que estos se arqueen hacia fuera. Puede afectar a personas en cualquier momento del proceso de crecimiento, pero es más frecuente en niños menores de cuatro años y en adolescentes. En los niños pequeños suele afectar a ambas piernas, pero en los adolescentes generalmente solo afecta a una.

Para entender en que consiste la enfermedad de Blount, ayuda saber algunas cosas sobre la tibia y el peroné —los dos huesos paralelos que componen la parte inferior de la pierna. El peroné es el hueso más estrecho ubicado en el mismo lado que los meñiques de los pies. El hueso más grande, la tibia (o hueso de la espinilla), se localiza del lado que los pulgares de los pies. Cuando nos ponemos de pie, la tibia es el hueso que carga la mayor parte de nuestro peso.

Los niños y los adolescentes que todavía están en proceso de crecimiento tienen cartílago de crecimiento en la parte superior de la tibia. También denominado placa epifisaria o fisis, el cartílago es más débil que el hueso. La función de la fisis es permitir que el hueso se alargue y crezca.

De todos modos, a veces la fisis tiene que aguantar más presión de la que puede soportar cómodamente. Esto puede desencadenar una serie de sucesos en la parte superior de la tibia: la parte interna, justo por debajo de la rodilla, se comprime. Y hasta puede dejar de fabricar hueso nuevo. Pero la parte externa sigue creciendo con normalidad.

Este crecimiento desigual de los huesos —junto con un incremento de la presión de la parte superior de la pierna— provoca que la tibia se curve o arquee hacia fuera en vez de crecer recta. (¿Necesitas verlo? Coge un agitador de café y ponlo recto, luego aprieta suavemente desde arriba e imagina que es tu tibia.)

La enfermedad de Blount es muy diferente a las piernas arqueadas tan habituales en bebés y niños pequeños. Las piernas de los bebés están naturalmente arqueadas hacia fuera. Pero el arqueamiento casi siempre se endereza sin tratamiento alguno en cuanto el niño empieza a caminar entre el primer y el segundo año de vida. Sin embargo, la enfermedad de Blount —independientemente de que empiece en la primera infancia o en la adolescencia— no se corrige con el tiempo y, si se deja sin tratar, solo empeora. Por eso es tan importante detectarla pronto

abrir aquí para acceder al texto completo:
Enfermedad de Blount (tibia vara)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada