jueves, 19 de abril de 2012

Un test sanguíneo diagnostica el grado de fibrosis hepática - DiarioMedico.com

Un test sanguíneo diagnostica el grado de fibrosis hepática - DiarioMedico.com


mejorar el cumplimiento en hepatitis B

Un test sanguíneo diagnostica el grado de fibrosis hepática

Una prueba que se realiza con una muestra de sangre permite calibrar el grado de fibrosis hepática. El nuevo test, presentado en el Congreso de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado, evalúa mediante un algoritmo matemático tres indicadores indirectos.
Javier Granda Revilla. Barcelona | 19/04/2012 00:00

Wladimiro Jiménez y Miguel Navasa
Wladimiro Jiménez y Miguel Navasa son responsables de la nueva prueba diagnóstica. (Rafa M. Marín)
  • El nuevo método puede llegar a evitar biopsias y sirve para observar cómo responden los pacientes a ciertos tratamientos antifibrogénicos
El test de diagnóstico in vitro ELF (Enhaced Liver Fibrosis), desarrollado por Siemens Healthcare, combina tres marcadores indirectos de fibrosis. Al aplicar un algoritmo matemático, ofrecen un índice de la enfermedad que se correlaciona con la fibrosis hepática que sufre el paciente. El hallazgo se ha presentado en un taller sobre diagnóstico no invasivo que ha tenido lugar en el Congreso de la Asociación Europea del Estudio del Hígado (EASL), que se celebra en Barcelona.

La prueba, que se realiza mediante un análisis de sangre, combina el ácido hialurónico, el inhibidor de tejidos de la metaloproteinasa 1 (TIMP 1) y el péptido amino-terminal del procolágeno tipo 3 (P3NP). Como ha explicado Wladimiro Jiménez, jefe del Servicio de Bioquímica y Genética Molecular del Hospital Clínico de Barcelona, "estas sustancias son productos que aparecen circulando en sangre y están derivados, fundamentalmente, tanto del remodelado tisular hepático como del metabolismo de la matriz extracelular hepática".

Índice fiable
De este modo, cuando el paciente tiene un mayor grado de fibrosis se registran grados variables de estas sustancias. Al aplicar un algoritmo matemático, se obtiene un índice que, como han demostrado los diversos estudios llevados a cabo, se correlaciona con la fibrosis hepática. "Incluso puede llegar a evitar que se realicen biopsias y sirve muy bien para observar cómo responden los pacientes ante determinados tratamientos antifibrogénicos", ha destacado el experto.

En su opinión, esta prueba mejora el diagnóstico de la enfermedad en dos sentidos. Por un lado, contribuye a la comodidad del enfermo al evitar biopsias, mientras que, además, al ser un marcador no invasivo, permite obtener valores "de la misma manera que si hiciéramos cualquier otra determinación bioquímica. Este aspecto facilita mucho que las determinaciones puedan verificarse de forma más frecuente". Además, facilita la evaluación de los enfermos, ya que las muestras pueden obtenerse en lugares muy diversos y remitirse a laboratorios de referencia para examinar el estado de la enfermedad de estos pacientes.

Seguimiento
"Los resultados con esta técnica son absolutamente comparables entre laboratorios, lo que nos permite realizar el seguimiento de los enfermos con independencia de si se desplazan geográficamente", ha añadido Jiménez. Otro aspecto que ha destacado es que el nuevo método no está sometido al elemento subjetivo que implica el hecho de que el patólogo realice el análisis de la biopsia.

Las investigaciones se centran ahora en su utilidad en la detección precoz de la enfermedad. Como ha indicado el especialista, "ante la sospecha clínica de que existiera un proceso de fibrogénesis hepática, sí permite evaluarlo fácilmente. Si fuera útil en detección precoz, podría utilizarse como elemento de cribado en poblaciones susceptibles de presentar enfermedad hepática. Pero este aspecto todavía debe analizarse".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada