viernes, 13 de julio de 2012

Los avances de alta tecnología podrían mejorar las vidas de los diabéticos: MedlinePlus

Los avances de alta tecnología podrían mejorar las vidas de los diabéticos: MedlinePlus

 
Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.
Desde los Institutos Nacionales de la SaludInstitutos Nacionales de la Salud



Los avances de alta tecnología podrían mejorar las vidas de los diabéticos

Sin embargo, un nuevo análisis muestra que no mejora necesariamente el control del azúcar en sangre

Traducido del inglés: miércoles, 11 de julio, 2012
Imagen de noticias HealthDay
Temas relacionados en MedlinePlus
MARTES, 10 de julio (HealthDay News) -- Muchas personas con diabetes insulino-dependiente adoptan nuevas tecnologías que prometen facilitar el manejo de sus niveles de azúcar en sangre.
Pero un nuevo análisis de 33 estudios actuales sugiere que lo nuevo no es necesariamente mejor en términos de control de azúcar en sangre.
"Encontramos niveles similares de control glucémico e hipoglucemia (azúcar bajo en sangre) cuando comparamos las bombas de insulina con múltiples inyecciones diarias", señaló el autor principal del estudio, la Dra. Sherita Hill Golden, profesora asociada de medicina y endocrinología en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Chicago.
"En los adultos con diabetes tipo 1, se observó una ligera ventaja con la bomba. Además, hubo una sugerencia de que las personas que usaban bomba de insulina tenían una calidad de vida un poco mejor", apuntó Golden.
"La monitorización continua de la glucosa, ya sea solo o con bomba, parece ser beneficiosa", agregó.
Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 10 de julio de Annals of Internal Medicine. Los estudios revisados por los investigadores compararon las bombas de insulina con múltiples inyecciones diarias, la monitorización continua de la glucosa con autocontrol y las bombas de insulina aumentadas con sensor con múltiples inyecciones y autocontrol.
Hay dos tipos principales de diabetes: la tipo 1 y la tipo 2. Las personas con diabetes tipo 1, una enfermedad autoinmune, producen poco o nada de insulina, una hormona que permite al cuerpo utilizar el azúcar como combustible. Deben reemplazar la insulina que no producen a través de múltiples inyecciones diarias o bomba de insulina. Las bombas administran la insulina a través de un pequeño tubo que se introduce bajo la piel en base a la información que el usuario proporciona. El sitio de la bomba debe variar cada pocos días.
La diabetes tipo 2 a menudo se relaciona con el exceso de peso y un estilo de vida sedentario. Inicialmente, las personas con diabetes tipo 2 controlan su enfermedad con cambios en el estilo de vida y medicamentos orales. Pero algunas personas con diabetes tipo 2 también necesitan inyectarse insulina.
Cualquier persona con diabetes que se inyecte insulina tiene que equilibrar la cantidad de insulina que necesita con el consumo de alimentos y los niveles de actividad. Si se inyectan demasiada insulina, pueden hacer que el azúcar en sangre alcance niveles peligrosamente bajos. Sin embargo, inyectarse muy poca insulina también les pone en riesgo de complicaciones a largo plazo debido a los altos niveles de azúcar en sangre, tales como enfermedades renales y del corazón.
La mayoría de las personas con cualquier tipo de diabetes hacen lo que se conoce como autocontrol de la glucosa en sangre varias veces al día. Que consiste en una punción en el dedo para extraer una gota de sangre que se coloca en una tira reactiva en un dispositivo de monitorización de la glucosa en sangre.
Un monitor continuo de glucosa es un dispositivo que controla los niveles de azúcar en sangre las 24 horas del día. Al igual que una bomba de insulina, se introduce debajo de la piel y se cambia cada tres o siete días, dependiendo del dispositivo. No sustituye por completo los pinchazos en los dedos necesarios para la monitorización de la glucosa en sangre, pero reduce el número que se necesita.
Para garantizar la precisión, la U.S. Food and Drug Administration exige que los monitores continuos de glucosa se puedan utilizar con el autocontrol. Recientemente, los fabricantes de la bomba han combinado el uso de monitores continuos de glucosa con una bomba. Sin embargo, este sistema aún no es automático. La bomba recibe información del monitor continuo de glucosa, pero el usuario debe todavía comunicar a la bomba qué hacer con esa información.
En el estudio actual, entre los niños y adolescentes, los investigadores encontraron una reducción de 0.10 por ciento en los niveles de hemoglobina A1C para los que usaban una bomba en comparación con múltiples inyecciones (los niveles de A1C brindan una instantánea de dos a tres meses del control del azúcar en sangre). No obstante, Golden apuntó que este descenso no fue estadísticamente significativo.
En los adultos, la reducción en la A1C fue de 0.30 por ciento para los que tenían una bomba en comparación con los que se inyectaban. Los investigadores no encontraron ninguna diferencia significativa en el riesgo de hipoglucemia grave entre los dos, señaló Golden.
Una limitación de este análisis es que algunos de los estudios utilizaron lo que se conoce como insulina regular en las bombas, que no es la práctica clínica habitual hoy en día, de acuerdo con el estudio. La mayoría de las bombas utilizan insulina sintética de acción rápida. También, la mayoría de los estudios eran pequeños y analizaban solamente la diabetes tipo 1 en la población blanca.
El uso de monitores continuos de glucosa en comparación con el autocontrol de la glucosa en sangre redujo los niveles de A1C en 0.26 por ciento, sin incrementar los niveles de hipoglucemia grave. Y la bomba aumentada con sensor redujo los niveles de A1C en 0.68 por ciento en comparación con el autocontrol de la glucosa en sangre en personas con diabetes tipo 1.
Golden apuntó que lo verdaderamente importante con cualquiera de estos dispositivos es el cumplimiento.
El Dr. Joel Zonszein, director del centro clínico de diabetes del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York, estuvo de acuerdo. "Hay muy buenos avances tecnológicos que pueden ayudar realmente a los pacientes y facilitarles la vida, pero el paciente tiene que estar motivado", destacó.
Zonszein dijo que le sorprendió que este análisis no encontrara un beneficio para la bomba en la prevención de la hipoglucemia. Señaló que en su práctica observa menos episodios de hipoglucemia grave en los pacientes que tienen bomba. Sin embargo, destacó que esto podría deberse a que se trató de un "metaanálisis" que combina diferentes poblaciones de personas y diseños de estudio distintos.
"La única manera de conocer realmente la eficacia comparativa sería mediante la realización de un estudio cruzado en el que cada persona pase varias semanas con cada tecnología", explicó.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Sherita Hill Golden, M.D., associate professor of medicine and endocrinology, and director, inpatient diabetes management program, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; Joel Zonszein, M.D., director, clinical diabetes center, Montefiore Medical Center, and professor of clinical medicine, Albert Einstein College of Medicine, New York City; July 10, 2012 online Annals of Internal Medicine
HealthDay
Más noticias de salud en:
Diabetes tipo 1
Diabetes tipo 2
Medicinas para la diabetes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada