jueves, 7 de febrero de 2013

¿Cómo es la experiencia de donar células madre?

¿Cómo es la experiencia de donar células madre?





Trasplante de células madre (trasplantes de sangre periférica, médula ósea y sangre del cordón umbilical)


TEMAS

¿Cómo es la experiencia de donar células madre?

Generalmente, las personas se ofrecen como donantes voluntarios de células madre ya sea porque tienen un ser querido o un amigo que necesita un donante compatible o porque desean ayudar a la gente.

Si usted quiere donar células madre

Las personas que desean ser donantes de células madre o que quieren inscribirse en algún registro de voluntarios pueden hablar con su médico o ponerse en contacto con el Programa Nacional de Donantes de Médula (National Marrow Donor Program) para encontrar el centro de donación más cercano. Se solicita a los donantes potenciales que respondan a preguntas para asegurar que sean lo suficientemente saludables para donar y que no se incurra en un riesgo de contagiar alguna infección al paciente. Para más información sobre los requisitos para ser donantes, puede ponerse en contacto con el Programa Nacional de Donantes de Médula o el centro de donación de su región (consulte la sección “¿Cómo obtener más información?” para saber dónde contactarlos).
Se realiza una prueba de sangre para saber el potencial de compatibilidad del donante. Por lo general hay un pago único deducible de impuestos de alrededor de $75 a $100 (USD) para esta prueba. Es muy probable que el tipo de tejido de las personas que se incluyen en la lista de donantes voluntarios permanezca registrado hasta que dichas personas cumplan 60 años de edad.
Las mujeres embarazadas que quieran donar la sangre de cordón umbilical de sus bebés deben coordinarlo a principios del embarazo, al menos antes del tercer trimestre. La donación es segura, gratuita y no afecta el proceso de nacimiento. Para obtener más información, lea la sección "Cómo se recolecta la sangre del cordón umbilical".

Consentimiento válido y más pruebas: antes de la donación

Si el donante potencial de células madre presenta una buena compatibilidad con un receptor, se tomarán las medidas para informar a la persona sobre el proceso de trasplante y para asegurarse de que la persona donante está tomando una decisión fundada. Si la persona decide hacer la donación, se deberá firmar un formulario de consentimiento válido, después de explicar todos los riesgos que conlleva hacer la donación. No se presiona al donante para que participe. Esto siempre es voluntario.
Si una persona decide donar, se le realizarán exámenes médicos y análisis de sangre para asegurar que goza de buena salud.
También es posible que se obtenga un par de pintas (1 pinta = 0.47 litros) de sangre del donante. Esta sangre se almacena en un banco de sangre y se devuelve al donante cuando se extraen las células madre.

Cómo se recolectan las células madres de la médula ósea

Se dan medicamentos al donante para tenerlo bajo anestesia general (el donante está dormido por completo para no sentir dolor) mientras se le extrae la médula ósea. Este proceso a menudo se conoce como recolección de la médula ósea, y se lleva a cabo en una sala de operaciones (quirófano). Las células de la médula se extraen de la parte trasera del hueso pélvico (cadera). Se inserta una aguja grande a través de la piel y hacia la parte posterior del hueso de la cadera. La aguja se dirige a través del hueso hacia el centro y se extrae la médula líquida y espesa mediante la aguja. Este procedimiento se repite varias veces hasta que se haya obtenido suficiente médula (recolección). La cantidad que se obtiene depende del peso del donante. A menudo, se extrae alrededor de un 10% de la médula ósea del paciente, o unas dos pintas aproximadamente. Esto se realiza en un periodo de una a dos horas. El cuerpo reemplazará estas células entre 4 y 6 semanas. Si se extrajo sangre del donante antes de la donación de médula, ésta a menudo se devuelve al donante en ese momento.
Después de finalizada la recolección de médula ósea, se lleva al donante a la sala de recuperación, mientras se espera que el efecto de la anestesia desaparezca. El donante puede ser trasladado a una habitación del hospital y permanecer en observación hasta que se encuentre completamente alerta, y pueda comer y beber. En la mayoría de los casos, se da de alta al donante pocas horas después o a la mañana siguiente.
Puede que el donante experimente dolor, moretones e irritación en la parte trasera de sus caderas y parte baja de la espalda por algunos días. El acetaminofeno (Tylenol®) o los antiinflamatorios no esteroideos disponibles sin receta médica ayudan. Algunas personas pueden sentirse cansadas, débiles o con dificultad para caminar por algunos días. Se puede indicar al donante que tome suplementos de hierro hasta que la cantidad de glóbulos rojos se restablezca. La mayoría de los donantes vuelven a su actividad habitual en 2 ó 3 días. Pero sentirse completamente normal puede llevarles de 2 a 3 semanas.
Existen pocos riesgos para el donante y las complicaciones graves ocurren en muy raras ocasiones. Pero la donación de médula ósea es un procedimiento quirúrgico. Entre las complicaciones poco frecuentes pueden incluirse reacciones a la anestesia, infección, reacciones a la transfusión (en caso de que se requiera de una transfusión sanguínea de otra persona, lo que no ocurre si usted recibe su propia sangre) o lesión en el sitio en donde se aplica la inyección. La anestesia puede producir problemas como irritación de la garganta o náusea.
Los donantes de alotrasplante de células madre no incurren en ningún gasto por brindar sus servicios, pues el seguro del receptor generalmente cubre estos costos.
Una vez recolectadas las células, se filtran a través de unas mallas finas. Esto evita que se le administren partículas de hueso o grasa al receptor. Para un alotrasplante e isotrasplante, puede que las células se suministren al receptor de forma intravenosa al poco tiempo de haber sido recolectadas. A veces éstas son congeladas, como en casos en los que el donante vive lejos del receptor.

Cómo se recolectan las células madre de la sangre periférica

Se administra una inyección diaria de filgrastim (Neupogen®) al donante durante varios días antes de iniciar el proceso de donación. Este medicamento es un factor de crecimiento que fomenta la producción y liberación de células madre de la médula ósea al torrente sanguíneo. El medicamento Neupogen puede causar algunos efectos secundarios, siendo el dolor de huesos y de cabeza los más comunes. Esto puede tratarse con acetaminofeno de venta sin receta médica (como Tylenol) o medicamentos antiinflamatorios (como la aspirina y el ibuprofeno). Otros posibles efectos son náuseas, problemas para dormir, febrículas (leves) y cansancio. Estos efectos desaparecen una vez que se terminan las inyecciones y se finaliza la recolección.
Se extrae sangre a través de un catéter (un tubo de plástico flexible y delgado) que se coloca en una de las venas mayores del brazo o el pecho. La sangre entonces se cicla a través de una máquina que separa las células madre del resto de células sanguíneas. Las células madre son retenidas mientras que el resto de la sangre es regresada al donante. Este proceso se llama aféresis, toma aproximadamente de 2 a 4 horas y se lleva a cabo como un procedimiento ambulatorio. A veces, se requiere repetir este proceso durante varios días hasta que se hayan recolectado suficientes células madre.
Los posibles efectos secundarios de este procedimiento pueden incluir dificultad para colocar el catéter en la vena, así como infección y obstrucción del catéter. Los coágulos sanguíneos forman parte de los efectos secundarios. Durante el proceso de la aféresis, puede que los donantes experimenten mareos o una sensación de hormigueo y/o escalofríos por el medicamento (agente anticoagulante) utilizado para evitar que la sangre se coagule en la máquina. Estos efectos desaparecen después de completarse la donación.
El proceso para donar células para uno mismo (donación autóloga de células madre) es prácticamente el mismo que cuando alguien dona las células para otra persona (donación alogénica). La única diferencia es que en una donación autóloga de células madre el donante es también el receptor, quien da sus células madre para usarlas posteriormente. En algunos casos, existen algunas diferencias. Por ejemplo: a veces puede ser difícil obtener suficientes células madre de una persona con cáncer. Aún varios días después de la aféresis, puede que no haya suficientes para el trasplante. Es más probable que esto suceda cuando el paciente ha recibido ciertos tipos de quimioterapia en el pasado o si presenta una enfermedad que afecta su médula ósea.
A veces se usa un segundo medicamento llamado plerixafor (Mozobil®) junto con filgrastim (Neupogen) en personas con linfoma no-Hodgkin o mieloma múltiple. Esto aumenta el número de células madre en la sangre y ayuda a reducir el número de las sesiones de aféresis que se necesitan para obtener suficientes células madre. Este tratamiento puede causar náuseas, diarrea y a veces vómitos. Si estos síntomas se convierten en un problema, existen medicamentos que pueden ser útiles. El paciente debe notificar al médico de inmediato si siente algún dolor en el hombro izquierdo o debajo de la parte izquierda de la caja torácica. Raras veces se puede agrandar el bazo e incluso romperse. Esto puede causar un sangrado interno de gravedad que requiere asistencia médica de emergencia.

Cómo se recolecta la sangre del cordón umbilical

Los padres de familia pueden donar la sangre del cordón umbilical de su recién nacido a bancos de sangre de cordón umbilical voluntarios o públicos de forma gratuita. Este proceso no presenta ningún riesgo a la salud del bebé. El trasplante con sangre del cordón hace uso de sangre que de otra forma sería desechada.
Después que el cordón umbilical es sujetado y cortado, se limpian la placenta y el cordón umbilical. La sangre del cordón se coloca en un recipiente estéril, se mezcla con un conservante y se congela hasta que se necesite.
Recuerde que si quiere donar o (guardar) la sangre del cordón umbilical de su hijo(a) en un banco, será preciso que lo arregle antes de que nazca el bebé. Algunos bancos requieren que usted lo coordine antes de la semana 28 de embarazo, aunque otros bancos aceptan donar la sangre después de esa semana. Entre otras cosas, le pedirán que responda preguntas sobre su salud y firme un consentimiento.
Muchos hospitales recolectan sangre del cordón umbilical para donación, lo cual facilita el proceso de donación a los padres. Para obtener más información sobre la donación de la sangre del cordón de su recién nacido, llame al teléfono 1-800-MARROW2 (1-800-627-7692) o visite Be the Match en www.marrow.org/HELP/Donate_Cord_Blood_Share_Life/index.html.
El guardar en forma privada la sangre del cordón de su bebé para su uso futuro no es lo mismo que una donación. Se describe en la sección “Otros aspectos relacionados con los trasplantes de células madre”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada