jueves, 19 de septiembre de 2019

Las declaraciones serias de salud acerca de los productos derivados del cannabis necesitan ser probadas | Información para consumidores

Las declaraciones serias de salud acerca de los productos derivados del cannabis necesitan ser probadas | Información para consumidores

Federal Trade Commission

Por Bridget Small

Especialista en educación del consumidor, FTC

Tres compañías que promocionan sus productos derivados del cannabis como tratamientos milagrosos para enfermedades graves han recibido cartas de la FTC advirtiéndoles que están en riesgo de ser sujetas a acciones legales excepto que posean evidencias científicas que fundamenten sus declaraciones. Las compañías venden aceites, cápsulas, chicles comestibles y cremas que contienen un compuesto químico derivado de la planta del cannabis llamado cannabidiol o CBD.

Lee más >

Tratamiento de cáncer de endometrio sin radiación - Instituto Nacional del Cáncer

Tratamiento de cáncer de endometrio sin radiación - Instituto Nacional del Cáncer

Instituto Nacional del Cáncer

Temas y relatos: Un blog del NCI de investigacion de cáncer

¿Pueden algunas de las mujeres tratadas contra el cáncer de endometrio omitir la radiación después de la cirugía?


, por Equipo del NCI
Ilustración del sistema reproductor femenino que muestra células cancerosas en el endometrio.
La mayoría de los casos de cáncer de endometrio se diagnostican en un estadio inicial y se pueden curar con cirugía.
Crédito: Darryl Leja, Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano
Algunas mujeres con cáncer de endometrio tal vez puedan recibir un tratamiento menos intensivo que el que frecuentemente se da a pacientes, sin aumentar el riesgo de que la enfermedad regrese en un plazo de cinco años, según los resultados de un estudio clínico aleatorizado.
En el estudio financiado por el NCI, las mujeres con cáncer de endometrio localmente avanzado que recibieron quimioterapia después de la cirugía no tuvieron menos probabilidad de tener una recurrencia del cáncer en cinco años que las mujeres que recibieron quimioterapia más radiación (quimiorradiación) después de la cirugía.
En el estudio clínico se incluyeron a más de 700 mujeres que inicialmente tuvieron cirugía para extirpar el cáncer de endometrio, el tipo más frecuente de cáncer uterino. Las participantes se asignaron aleatoriamente para recibir la quimiorradiación o solo la quimioterapia. La mediana del período de seguimiento fue de 47 meses.
Cinco años después del inicio del tratamiento, se estimó que los índices de supervivencia sin recurrencia eran similares entre los grupos: 59 % entre las mujeres que recibieron quimiorradiación, y 58 % entre las mujeres que recibieron solo quimioterapia. Los resultados se publicaron el 13 de junio en el New England Journal of Medicine.
“La conclusión es que la quimioterapia sola fue tan buena como la quimioterapia con radioterapia en cuanto a la supervivencia sin recurrencia”, dijo el doctor David Mutch, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis e investigador del estudio clínico.
Los resultados del estudio “nos dicen, a un nivel general, que cualquiera de los enfoques de tratamiento es razonable”, dijo la doctora Elise Kohn, directora de Terapéutica del Cáncer Ginecológico en la División de Diagnóstico y Tratamiento del Cáncer del NCI, quien no participó en el estudio.
Sin embargo, señaló que el estudio también reveló diferencias sutiles en los patrones de recurrencia entre los grupos de tratamiento que podrían ayudar a los médicos a diseñar esquemas terapéuticos más personalizados para mujeres con cáncer de endometrio.
Por ejemplo, las pacientes con un riesgo mayor de recurrencia en la zona pelviana tal vez sean aptas para recibir la combinación de quimioterapia y radioterapia, dijo la doctora. Kohn.  

Tratamiento de cáncer de endometrio localmente avanzado

La mayoría de los casos de cáncer de endometrio se diagnostican en un estadio inicial y se pueden curar con cirugía. Las pacientes con enfermedad localmente avanzada (es decir, estadio III o IVA) tienen cáncer que se ha diseminado por fuera del útero, pero que no ha invadido a otros órganos, como los pulmones o el hígado.
“Nos enfocamos en este grupo porque estas mujeres tienen riesgo de una recidiva de la enfermedad en la zona pelviana y también en otras partes del cuerpo”, dijo la doctora Daniela Matei, de la Facultad de Medicina de Northwestern University, quien dirigió el estudio.  
La radiación en la zona pelviana o en todo el abdomen de mujeres con cáncer de endometrio localmente avanzado que se han sometido a cirugía puede disminuir el riesgo de que la enfermedad regrese a esas áreas. No obstante, la radiación es menos eficaz que la quimioterapia en la reducción del riesgo de recurrencias en otros lugares del cuerpo.
Los investigadores han planteado la hipótesis de que la combinación de quimioterapia y radiación ayudaría a prevenir recurrencias tanto en la zona pelviana como en otras partes del cuerpo y, de hecho, muchas mujeres reciben quimiorradiación después de la cirugía. Sin embargo, hasta ahora, no había habido un estudio clínico aleatorizado grande en fase tres en el que se compararan los dos enfoques en mujeres con cáncer de endometrio localmente avanzado.
“Este estudio clínico se diseñó para responder la pregunta de si la quimiorradiación era superior a la quimioterapia sola”, dijo la doctora Matei, quien señaló que ella había anticipado que los resultados del estudio favorecieran a la quimiorradiación.

Resultados del estudio

Para comparar los enfoques de tratamiento, la doctora Matei y sus colegas inscribieron a 736 mujeres con cáncer de endometrio localmente avanzado en los Estados Unidos y otros países.
Aunque las mujeres en el grupo de quimiorradiación tenían menos probabilidad de tener recurrencias en la zona pelviana que las mujeres en el grupo de quimioterapia, los investigadores concluyeron que ellas tuvieron más probabilidad de tener tumores en áreas por fuera de la zona pelviana.
Específicamente, en comparación con el grupo de quimioterapia, el grupo del tratamiento combinado tuvo una incidencia de cinco años menor de recurrencia vaginal (del 2 % comparado con el 7 %) y de recurrencia pelviana y en los ganglios linfáticos cercanos (del 11 % comparado con el 20 %). Pero el grupo de quimiorradiación también tuvo una incidencia más alta de recurrencia en otras partes del cuerpo (del 27 % comparado con el 21 %).
En general, los investigadores concluyeron que las pacientes toleraron ambos esquemas terapéuticos de manera similar. Tampoco hubo diferencias importantes en las puntuaciones de calidad de vida entre los grupos de tratamiento, según las encuestas de las participantes, señaló la doctora Kohn.
Aunque los efectos secundarios agudos fueron más frecuentes en el grupo de tratamiento combinado que en el grupo de quimioterapia sola, la mayoría de estos fueron de grado bajo y reversibles con la suspensión del tratamiento, indicaron los autores del estudio.
“Los efectos tóxicos crónicos incluyeron diarrea, linfedema y complicaciones osteomusculares, y fueron más frecuentes con la quimiorradiación”, escribieron.
Los efectos acumulativos de la radioterapia pueden causar irritación de la parte baja del tubo digestivo, lo que puede provocar diarrea, explicó la doctora Kohn. También puede haber un poco de riesgo de que se forme tejido cicatricial, según el tipo de radioterapia que reciba la paciente.
Para algunas pacientes, asistir a un centro de tratamiento todos los días para recibir radioterapia podría ser una carga considerable, agregó. Esta consideración podría formar parte de conversaciones entre médicos y pacientes sobre posibles tratamientos, añadió la doctora Kohn.

Identificación del tratamiento óptimo para pacientes

La doctora Matei dijo que los resultados del estudio, que se han presentado en reuniones científicas, ya son un tema de debate entre los oncólogos.
“En algunas instituciones han acogido los resultados del estudio clínico y han cambiado fundamentalmente su enfoque respecto al tratamiento del cáncer de endometrio localmente avanzado, al enfocarse en la quimioterapia sola”, dijo la doctora Matei.
Otros médicos, señaló, están “poniendo más peso en el enfoque combinado y creen que el control local que ofrece la radiación, que se demostró claramente en el estudio clínico, vale la pena respecto al costo adicional y al mayor riesgo de toxicidad crónica”.
De todos modos, agregó la doctora Matei, otros médicos “favorecen un enfoque personalizado” en el que se consideran los riesgos estimados de que una paciente tenga una recidiva en la zona pelviana y en otras partes del cuerpo.
Se necesitan más investigaciones, dijo el doctor Mutch, a fin de determinar el tratamiento óptimo para pacientes con cáncer de endometrio localmente avanzado.
“Necesitamos entender las diferencias moleculares en los tumores de pacientes con cáncer de endometrio y, de ser posible, tratar de enfocarnos en las anomalías específicas de estos tumores”, agregó.
< Artículo anterior
El cáncer metastático colorrectal puede diseminarse al inicio de la enfermedad, indica un estudio
Artículo siguiente >
El medicamento pembrolizumab fue aprobado para algunos pacientes con cáncer avanzado de esófago

Pembrolizumab aprobado para cáncer de esófago - Instituto Nacional del Cáncer

Pembrolizumab aprobado para cáncer de esófago - Instituto Nacional del Cáncer

Instituto Nacional del Cáncer

Temas y relatos: Un blog del NCI de investigacion de cáncer

El medicamento pembrolizumab fue aprobado para algunos pacientes con cáncer avanzado de esófago


, por Equipo del NCI
En el cáncer de esófago en estadio IVB, el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo, como a los pulmones y al hígado.
Crédito: Instituto Nacional del Cáncer
La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó el fármaco de inmunoterapia pembrolizumab (Keytruda) para tratar a algunos pacientes con cáncer avanzado de esófago. 
El tratamiento se aprobó para pacientes con carcinoma de células escamosas de esófago (ESCC) localmente avanzado o metastásico que empeoró después de una o más líneas de tratamiento estándar. Para recibir el tratamiento, los pacientes deben tener ciertas concentraciones de la proteína PD-L1 en los tumores, las cuales se determinan con una prueba aprobada por la FDA. La FDA también aprobó el uso de PD-L1 IHC 22C3 pharmDx como prueba diagnóstica con fines terapéuticos para esta indicación.
La FDA aprobó anteriormente el pembrolizumab para pacientes con cáncer avanzado gástrico o de la unión gastroesofágica que haya empeorado a pesar de dos o más líneas de tratamiento estándar, y esa aprobación se hizo junto con la misma prueba de PD-L1. En esa aprobación, a los pacientes se les requería tener tumores que expresaran concentraciones relativamente moderadas de PD-L1 (una puntuación positiva combinada de por lo menos 1). En el caso de la aprobación para el cáncer de esófago, los pacientes deberán tener tumores con una expresión de PD-L1 mucho mayor (una puntuación de por lo menos 10). 
Aunque se esperaba esta nueva aprobación, “es un avance importante”, dijo el doctor Carmen Allegra, director de tratamientos para el cáncer gastrointestinal en la División de Tratamiento y Diagnóstico del Cáncer del NCI. “La aprobación proporciona otro fármaco para pacientes que tienen una enfermedad con malos desenlaces clínicos, y presenta un beneficio clínico considerable en algunos pacientes”.
El doctor Sarbajit Mukherjee, un especialista en el tratamiento del cáncer de esófago en el Roswell Park Comprehensive Center, estuvo de acuerdo.
“Pienso que, contar con el pembrolizumab como una nueva opción, amplía el horizonte”, comentó. “Significa que podremos ofrecer más tratamientos a pacientes por fuera de un estudio clínico”.

Ampliación de las opciones de tratamiento para el cáncer avanzado de esófago

La quimioterapia, el tratamiento de segunda línea estándar para personas con cáncer avanzado de esófago, tiene beneficios limitados para muchos pacientes y puede presentar efectos secundarios importantes, explicó el doctor Mukherjee. 
Además, hay pocas opciones de tratamiento para pacientes con cáncer avanzado de esófago que haya empeorado después del tratamiento estándar, dijo. Añadió que, uno de los motivos de esto puede ser que ha habido un progreso limitado en la identificación de alteraciones moleculares en tumores que podrían convertirse en buenos objetivos para el tratamiento. 
En un esfuerzo por ampliar las opciones de tratamiento, los investigadores han estado estudiando la posibilidad de que la inmunoterapia ofrezca una opción para las personas con cáncer avanzado de esófago. El pembrolizumab, un inhibidor de puntos de control inmunitario que inhibe la actividad de la proteína PD-L1 en las células tumorales, ya se ha aprobado para muchos tipos de cáncer.
En un estudio clínico en fase inicial, algunos pacientes con cáncer avanzado de esófago cuyos tumores presentaban concentraciones altas de PD-L1 respondieron al pembrolizumab por períodos prolongados. Por lo tanto, los investigadores iniciaron estudios clínicos más grandes para entender mejor si el pembrolizumab puede beneficiar a personas con cáncer avanzado de esófago, lo cual incluye una mejora en la duración de vida.

La aprobación se basó en los resultados de dos estudios clínicos

La nueva aprobación se basó en dos estudios clínicos, los cuales fueron patrocinados por Merck, el fabricante del fármaco. En un estudio clínico en fase 3, llamado KEYNOTE-181, a 628 pacientes cuyo cáncer avanzado de esófago había empeorado durante una línea de tratamiento o después de esta, se les asignó al azar a recibir el pembrolizumab o 1 de 3 esquemas terapéuticos distintos de quimioterapia elegido por el médico responsable. 
En el caso de los pacientes en el estudio clínico que tenían ESCC y tumores con expresión de PD-L1 de por lo menos 10, la mediana de la supervivencia general fue de 10.3 meses para quienes recibieron el pembrolizumab, en comparación con 6.3 meses para los pacientes que recibieron quimioterapia. El índice de respuesta general fue de 22 % en los pacientes que recibieron el pembrolizumab, en comparación con 7 % en los pacientes que recibieron la quimioterapia.
El KEYNOTE-180 fue un estudio clínico en fase dos en el que se inscribieron 121 pacientes con cáncer avanzado y metastásico de esófago que había empeorado después de dos o más líneas de tratamiento estándar. Todos los pacientes en el estudio clínico recibieron el pembrolizumab. 
En los 35 pacientes con ESCC en el estudio KEYNOTE-180 cuyos tumores tenían una expresión de PD-L1 de por lo menos 10, el índice de respuesta general fue de 20 %, con respuestas que variaron aproximadamente de 4 meses a más de 25 meses. Entre los pacientes que tuvieron una respuesta, cinco tuvieron respuestas que duraron 6 meses o más y tres tuvieron respuestas que duraron 12 meses o más. 
Los efectos secundarios frecuentes en ambos estudios clínicos para los pacientes que tomaron el pembrolizumab incluyeron cansancio, sarpullido, náuseas y diarrea. Cuando se publicaron los resultados del estudio KEYNOTE-180 en diciembre de 2018, los investigadores informaron que 15 pacientes tuvieron eventos adversos de grado 3 a 5 relacionados con el tratamiento, cinco pacientes suspendieron el tratamiento y hubo una muerte relacionada con el tratamiento a causa de neumonitis
El doctor Allegra señaló que, a pesar de que el porcentaje de pacientes en ambos estudios clínicos que respondieron al tratamiento fue de aproximadamente el 20 %, la respuesta fue, a menudo, relativamente duradera en los pacientes cuyo cáncer reaccionó al tratamiento.
“Esto es lo que distingue a los fármacos de inmunoterapia de los de la quimioterapia”, dijo. “Es la perdurabilidad del fármaco lo que es verdaderamente increíble”.
El doctor Mukherjee enfatizó la importancia de validar la puntuación límite de PD-L1 en el estudio clínico KEYNOTE-181. “Así que, ahora podemos ver la puntuación [de PD-L1] y decirle a nuestros pacientes si tienen probabilidad de beneficiarse más del pembrolizumab que de la quimioterapia”, dijo.

Tratamiento del cáncer de esófago en estadios iniciales y de nuevas maneras

El hecho de que la nueva aprobación sea para uso como tratamiento de segunda línea será beneficioso para los pacientes, explicó el doctor Allegra. 
“Esto mueve al fármaco a una fase anterior en la evolución de la enfermedad, algo que es siempre muy bueno para el paciente”, dijo, “porque si el paciente se va a beneficiar, lo mejor es que eso suceda tan pronto como sea posible”.
La evaluación de la inmunoterapia en pacientes que no tienen una enfermedad avanzada continúa siendo un campo activo de investigación. 
Por ejemplo, en un estudio clínico patrocinado por el NCI, los investigadores están estudiando al nivolumab (Opdivo) y al ipilimumab (Yervoy), una combinación de fármacos de inmunoterapia, con radiación y quimioterapia estándar en pacientes con cáncer de esófago que se someten a cirugía.
Se está evaluando si la administración de los tratamientos tanto antes como después de la cirugía, cuando el cáncer todavía esté localizado en el esófago, puede prevenir mejor el regreso de la enfermedad, dijo el doctor Allegra.
Además, en otro estudio clínico patrocinado por el NCI se está comparando el tratamiento convencional con radiación fotónica frente a la radioterapia con haz de protones en pacientes con cáncer de esófago en cualquier estadio.
Los resultados de otro estudio clínico, llamado KEYNOTE-062, que se presentaron en el congreso anual de este año de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, demostraron que el pembrolizumab benefició a pacientes con cáncer gástrico o de la unión gastroesofágica con una expresión más alta de PD-L1, como tratamiento inicial o de primera línea, dijo el doctor Mukherjee.
Aunque estos son resultados iniciales, agregó, “este estudio clínico nos dio algunos indicios en general para decir que hay pacientes que se pueden beneficiar más de la inmunoterapia, incluso en el entorno del tratamiento de primera línea”.
Los estudios clínicos reflejan una tendencia a continuar evaluando la inmunoterapia como tratamiento para el cáncer de esófago, dijo el doctor Allegra. “Son fármacos claramente activos”, añadió, “así que, si los pudiéramos usar más pronto en los pacientes que posiblemente sean curables, tal vez podríamos curar a más de ellos”.
< Artículo anterior
¿Pueden algunas de las mujeres tratadas contra el cáncer de endometrio omitir la radiación después de la cirugía?

4 ways to get better sleep

HEALTHbeat

Harvard Medical School

4 ways to get better sleep

better sleep
People with insomnia struggle to get a good night's rest and wonder how to sleep better. They may be plagued by trouble falling asleep, unwelcome awakenings during the night, or fitful sleep — alone or in combination. They may feel drowsy during the day and yet be unable to nap. Insomnia can leave a person feeling anxious and irritable or forgetful and unable to concentrate. 
Finding an effective solution requires uncovering the cause. Nearly half of insomnia cases stem from psychological or emotional issues. Stressful events, mild depression, or an anxiety disorder can make falling asleep and staying asleep difficult. Ideally, once the underlying cause is treated, the insomnia improves.

First-line treatment: Behavioral changes

If you are having trouble sleeping or sleeping well, the following four techniques may help you sleep better.
Sleep restriction. Fight the tendency to spend a lot of time in bed with the hope of falling asleep. In reality, less time in bed helps you to sleep better and make the bedroom a welcome sight instead of a torture chamber.
 
Get your copy of Improving Sleep: A guide to a good night's rest
 
Improving Sleep: A guide to a good night's rest
When you wake up in the morning, are you refreshed and ready to go, or groggy and grumpy? For many people, the second scenario is all too common. Improving Sleep: A guide to a good night's rest describes the latest in sleep research, including information about the numerous health conditions and medications that can interfere with normal sleep, as well as prescription and over-the-counter medications used to treat sleep disorders. Most importantly, you’ll learn what you can do to get the sleep you need for optimal health, safety, and well-being.

Read More
Reconditioning. A few simple steps can help people with insomnia to associate the bedroom with sleep instead of sleeplessness and frustration. For example, use the bed only for sleeping or sex and go to bed only when you're sleepy. If you're unable to sleep, move to another room and do something relaxing. Stay up until you are sleepy, and then return to bed. If sleep does not follow quickly, repeat.
Relaxation techniques. A racing or worried mind is the enemy of sleep. Sometimes physical tension is to blame. Techniques to quiet a racing mind — such as meditation, breathing exercises, progressive muscle relaxation, and biofeedback — can help you sleep better.
Cognitive behavioral therapy (CBT). CBT for insomnia aims to change the negative thoughts and beliefs about sleep into positive ones. People with insomnia tend to become preoccupied with sleep and apprehensive about the consequences of poor sleep. This worry makes relaxing and falling asleep nearly impossible. The basic tenets of this therapy include setting realistic goals and learning to let go of inaccurate thoughts that can interfere with sleep.
For more information on some proven techniques to help you get a good night's sleep, read Improving Sleep, a Special Health Report from Harvard Medical School.
Image: Death to Stock Photography
Share this story:
Share on FacebookShare on Twitter

Better sleep, naturally

The world looks very different at 3 a.m. when you're lying in bed staring at the ceiling or the clock. "How will I make it through tomorrow without any sleep?" you worry. You may wonder how to sleep better every night. If you regularly can't get to sleep — or stay asleep — and it's affecting you during the day, then you may have insomnia.
Prescription or over-the-counter sleep aids can help you drift off, but these drugs also have side effects. These include morning drowsiness, which can make activities like driving or using machinery dangerous, and an increased risk for falling. There are other ways to sleep better than medications.
Try simple lifestyle changes to help you sleep better, recommends Dr. Hadine Joffe, associate professor of psychiatry at Harvard Medical School. Two good tips to help you sleep better include avoiding caffeine and sticking to a regular sleep schedule. If these steps don't help you sleep better, it's worth a call to your doctor to see if a medical condition — such as thyroid problems, anemia, sleep apnea, menopausal hot flashes, heartburn, incontinence, or depression — is affecting the quality or the quantity of your sleep. Treating the health problem may take care of the sleep problem.
The guide below can help you establish a sleep routine to promote restful nights and to help you sleep better.
Your Daily Sleep Guide
This morning-to-evening, sleep-promoting schedule may help you sleep better.
Morning
 
7:00 a.m.
Wake up at the same time each morning, even on weekends.
8:00 a.m.
Limit yourself to just one cup of caffeinated coffee at breakfast, or drink decaf. Too much caffeine in the morning can stay with you until bedtime. (If you're used to drinking several cups of coffee a day, wean yourself off it gradually over a few weeks.)
9:00 a.m.
Get outside for a 30-minute walk. Both exercise and morning sunlight can help you sleep better.
Evening
 
6:00 p.m.
Eat a light dinner. A heavy meal can lead to heartburn, which can keep you awake. Avoid caffeinated tea, coffee, and soda, as well as alcohol and chocolate.
9:15 p.m.
Turn off your TV, computer, cell phone, and tablet at least 30 minutes before bed. They stimulate the brain. Read a book (not on a tablet), take a warm bath, or listen to soft music to help your body and mind unwind before bed.
9:45 p.m.
Get your bedroom ready for sleep. Dim the lights, close the curtains, make sure the temperature is cool and comfortable, and cover your alarm clock so you can't see the time if you do wake up in the middle of the night.
10:00 p.m.
Use the bathroom.
10:15 p.m.
Lights out. Try to go to bed at the same time every night. If you can't fall asleep in 15 minutes, leave the bedroom. Sit somewhere quiet, like the couch, and read a book for 15-20 minutes or until you get sleepy. Then go back to bed.
Image: cacaroot/iStock
To read more about the importance of a good night's sleep, read Improving Sleep, a Special Health Report from Harvard Medical School.
 
Share this story:
Share on FacebookShare on Twitter

Featured in this issue


Read More

Improving Sleep: A guide to a good night's rest

Featured content:


Sleep mechanics
Sleep throughout life
Dangers of sleep deprivation
SPECIAL SECTION
Practical tips for sounder sleep
Medical conditions that disrupt sleep
Insomnia
Breathing disorders in sleep

Click here to read more »