viernes, 17 de agosto de 2012

Un fluido cerebral ayuda a limpiar toxinas relacionadas con enfermedades degenerativas - DiarioMedico.com

Un fluido cerebral ayuda a limpiar toxinas relacionadas con enfermedades degenerativas - DiarioMedico.com

Probado en modelo murino

Un fluido cerebral ayuda a limpiar toxinas relacionadas con enfermedades degenerativas

Científicos de la Universidad de Rochester (Nueva York, Estados Unidos) han descubierto un fluido en el cerebro que podría ayudar a eliminar la acumulación de las proteínas asociadas al Alzheimer, enfermedad de Huntington y otros trastornos degenerativos, según un estudio publicado en Science Translational Medicine.
Redacción   |  17/08/2012 12:32


Fluido cerebral
El fluido que ayuda a limpiar toxinas se reparte por el cerebro a través de canales. ()

El estudio, en el que también han participado la Universidad de Oslo (Noruega) y la Universidad Stony Brook (Nueva York, Estados Unidos), además ha demostrado que los astrocitos juegan un papel importante en el buen mantenimiento del sistema nervioso.

El equipo de científicos de la Universidad de Rochester estudió en ratones vivos, con agujeros perforados en el cráneo para facilitar la observación, cómo el fluido cerebroespinal llevaba los residuos. Para ello, los investigadores inyectaron moléculas radioactivas cuyo rastro se podía seguir con facilidad utilizando tecnología de láser de exploración.

El equipo observó que el fluido cerebroespinal, arrastraba esas moléculas rápidamente a lo largo de canales específicos. Las células gliales por el exterior de las arterias, creando una ranura de paso para el fluido cerebroespinal que seguía los vasos sanguíneos del cerebro. Además, los investigadores demostraron que las células gliales mediatizaban la actividad de los canales, asistiendo al flujo a través del canal.

Tras este procedimiento, el fluido pasaba entonces a través de los tejidos cerebrales y, más tarde, a lo largo de las venas. El líquido seguía entonces estas venas o bien regresaba al espacio subaracnoideo, entrando en el torrente sanguíneo o los desagües, y finalmente, en el sistema linfático del cuerpo.

"No pensé que pudiéramos observar el fluido a través del cerebro", explica Jeff Iliff de la Universidad de Rochester y autor del estudio, quien añade que el equipo de investigadores observó un reciclaje del fluido, en torno al 40 por ciento, que regresaba al cerebro.

Más tarde, los investigadores inyectaron proteínas beta-amiloides en el cerebro de los ratones. En la enfermedad de Alzheimer, esta proteína -presente en todos los cerebros sanos- se puede acumular, provocando daño a las células. Los científicos compararon los ratones con sistema glinfático normal con aquellos con un gen desactivado que impedía que  células gliales de asistencia en el flujo del fluido. En los ratones normales, la proteína rapidamente se eliminaba del cerebro a lo largo de los canales, pero la limpieza de la beta-amiloide disminuía en los animales con genes alterados.

Iliff se plantea la hipótesis de si un sistema glinfático defectuoso podría soportar la carga de la sobreacumulación de proteínas vista en enfermedades degenerativas como Alzehimer, ELA o Huntington y estudios adicionales quizá revelen una manera de deshacerse de estos grupos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada