jueves, 16 de marzo de 2017

Articulos en EspaÑol > Lo qué debe saber sobre el cáncer colorrectal

Articulos en Espanol > Lo qué debe saber sobre el cáncer colorrectal





Lo qué debe saber sobre el cáncer colorrectal


Doctor discussing colonoscopy report with patient.

El año pasado, en los Estados Unidos, se diagnosticó a más de 136,000 personas con cáncer colorrectal, y más de 50,000 murieron a causa de esta enfermedad, según el Instituto Nacional del Cáncer. El cáncer colorrectal es la segunda causa de muerte relacionada con el cáncer en los Estados Unidos, y algunos grupos presentan una mayor predisposición a padecerlo que otros. El número de víctimas de esta enfermedad entre las minorías es particularmente alto, según la Dra. Jonca Bull, directora de la Oficina de Salud de las Minorías de la FDA. Las muertes a causa de esta enfermedad son mucho más frecuentes en poblaciones con acceso limitado a  exámenes de detección y tratamiento temprano, entre ellas, los afroamericanos, los hispanos, los indígenas estadounidenses y los nativos de Alaska. Pero hay una forma de afrontar esta amenaza, agregó: “La detección temprana, las referencias médicas y el tratamiento pueden reducir de forma significativa las disparidades en las muertes por cáncer colorrectal”.

Los exámenes de detección salvan vidas

El cáncer colorrectal en general comienza a partir de pólipos u otros crecimientos precancerosos en el recto o el colon (intestino grueso). Las personas con crecimientos precancerosos o signos de cáncer colorrectal no siempre presentan síntomas. Por este motivo son importantes los exámenes de detección. De esta manera, los médicos pueden ver y retirar los crecimientos o tejidos sospechosos antes de que se vuelvan cancerosos.
Su riesgo de padecer cáncer colorrectal aumenta si:
  • Fuma
  • Tiene antecedentes de enfermedad inflamatoria intestinal, colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn
  • Tiene antecedentes familiares de cáncer colorrectal 
  • Tiene antecedentes personales de cáncer colorrectal o pólipos de colon.
  • Tiene ciertos síndromes genéticos (por ejemplo, Lynch o PAF)
  • Tiene diabetes
También debería consultar con su médico si presenta cualquiera de los siguientes síntomas, si bien no son necesariamente indicadores de cáncer colorrectal:
  • Cambio en los hábitos intestinales (por ejemplo, diarrea, estreñimiento, sensación de que el intestino no se vacía completamente)
  • Sangre clara u oscura en las heces
  • Heces más delgadas de lo habitual
  • Dolores frecuentes por gases, distensión abdominal, sensación de llenura o cólicos
  • Pérdida de peso sin motivo conocido
  • Sensación de cansancio
  • Vómitos

¿Cuándo y cómo debo hacerme pruebas de detección?

Usted debería comenzar a hacerse pruebas de detección a partir de los 50 años si es una persona con riesgo promedio de desarrollar cáncer colorrectal. Sin embargo, algunas personas con mayor riesgo de padecer cáncer colorrectal pueden requerir exámenes antes y, para algunos, puede ser necesario hacerse examenes con mayor frecuencia. Converse con su médico sobre la estrategia más adecuada para usted. Aquí le presentamos varias opciones:
  • Colonoscopía: el médico usa un tubo delgado con una luz y un lente para mirar dentro del recto y el colon en busca de tumores, otros tejidos anormales o cáncer para examinarlos. Tendrá que prepararse para el examen y lo sedarán durante la intervención.
    Examen de rutina: cada 10 años.
  • Sigmoidoscopía flexible: el médico usa un tubo delgado con una luz y un lente para mirar dentro del recto y el tercio inferior del colon en busca de tumores, otros tejidos anormales o cáncer. Este tubo delgado también puede incluir una herramienta para remover tejido anormal para su examinación. Tendrá que prepararse para el examen.
    Examen de rutina: cada 5 años.
  • Prueba de sangre oculta en heces (prueba gFOBT o FIT): utilizando un kit para el hogar proporcionado por su médico, usted toma muestras de materia fecal y las envía a un laboratorio, donde las analizarán en busca de sangre oculta, lo que algunas veces es indicio de cáncer. En caso de que se encuentre sangre, deberá realizarse una colonoscopía para conocer el motivo.
    Examen de rutina: una vez al año.
  • Prueba de ADN en las heces: utilizando un kit para el hogar proporcionado por su médico, usted toma una muestra de materia fecal y la envía a un laboratorio, donde la analizarán en busca de sangre y de cambios genéticos que a veces se encuentran presentes en células cancerosas o precancerosas. Si el examen es positivo, deberá realizarse una colonoscopía.
    Examen de rutina: cada 3 años.
  • Colonografía por tomografía computarizada o "colonoscopia virtual" - Un procedimiento de formación de imágenes por rayos X que produce imágenes de 2D y 3D del colon desde el recto hasta el extremo inferior del intestino delgado, así como algo de visualización del intestino delgado. El colon se infla suavemente y temporalmente con aire a través de una punta de tubo delgado colocado en el recto. Usted tendrá que prepararse para la prueba.
    Examen de rutina: cada 5 años.
Recuerde preguntarle a su médico acerca de los exámenes de detección del cáncer colorrectal.
“Las exámenes de detección regulares, a partir de los 50 años de edad, son la clave para prevenir el cáncer colorrectal”, según el Dr. Alberto Gutierrez, Ph.D. experto de la FDA en dispositivos de detección. “Las personas con mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal deberían comenzar a examinarse a una edad más temprana, y es posible que necesiten examinarse con más frecuencia. En la actualidad, las personas cuentan con varias opciones para examinarse en base a sus riesgos y preferencias. Usted debe hablar con su médico para determinar qué programa de detección es el más adecuado para usted”.

¿Cuál es la buena noticia?

Existen más personas sobrevivientes que han desarrollado la enfermedad o sobreviven por más tiempo gracias a la ayuda de los exámenes de detección, la cirugía o los medicamentos aprobados para el tratamiento de pacientes con cáncer colorrectal. Dado que no todas las personas reaccionan de la misma manera a los distintos tratamientos, los científicos también están desarrollando “diagnósticos complementarios”: pruebas para determinar, por ejemplo, si una mutación en un gen determinado que se encuentra en los tumores hará que un medicamento sea efectivo o no, o incluso perjudicial para ciertos grupos.
Los investigadores estudian nuevas formas de prevenir, tratar y controlar la enfermedad. Los pacientes que quieran conocer acerca de los estudios clínicos (estudios de investigación en el que participan personas), pueden analizar esta opción con sus allegados y con su medico.

¿Cómo puedo reducir el riesgo?

Hay una serie de factores que pueden ponerlo en riesgo de padecer cáncer colorrectal: su edad, sus antecedentes médicos, su raza o grupo étnico. Pero puede reducir ese riesgo. Aquí le explicamos cómo:
  • Haga ejercicio de forma regular y enérgica
  • Siga una dieta saludable (alta en frutas y verduras, baja en carnes rojas y procesadas)
  • Mantenga un peso saludable
  • Limite la cantidad de alcohol que bebe
  • No fume y evite el humo de otros fumadores

Para más información

Para obtener más información acerca de los tratamientos para el cáncer colorrectal, llame al 1-800-4-CANCER.For more information about treatments for colorectal cancer, call 1-800-4-CANCER.
Este artículo está disponible en la página de Artículos para el Consumidor de la FDA, en la cual se publican las últimas novedades sobre todos los productos regulados por la FDA..
Actualizado el 16 de marzo de 2017
Publicado el 21 de abril de 2015


Consumer Updates > Colorectal Cancer: What You Should Know






Colorectal Cancer: What You Should Know


Doctor discussing colonoscopy report with patient.

Last year in the United States, more than 136,000 people were diagnosed with—and more than 50,000 died from—colorectal cancer, according to the National Cancer Institute. It is the second leading cause of cancer-related deaths in the United States, striking some groups more often than others. The toll this disease takes on minorities is especially high, said Jonca Bull, M.D., director of FDA’s Office of Minority Health. Populations with limited access to screening and early treatment die much more often from the disease—African Americans, Hispanics, and American Indians and Alaska Natives. But there is a way of confronting this hazard, she added: “Early detection, referral, and treatment can significantly reduce disparities in deaths from colorectal cancer.”

Screening saves lives

Colorectal cancer usually starts from polyps or other precancerous growths in the rectum or the colon (large intestine). People with precancerous growths or signs of colorectal cancer don’t always show symptoms. That’s why screening is important—doctors can see and remove growths or suspicious tissue before they become cancerous.
Your risk for colorectal cancer increases if you:
  • Smoke
  • Have a history of inflammatory bowel disease, ulcerative colitis, or Crohn’s disease
  • Have a family history of colorectal cancer
  • Have a personal history of colorectal cancer or colon polyps
  • Have certain genetic syndromes (for example, Lynch or FAP)
  • Have diabetes
You should see your doctor also if you have any of these symptoms, even though they do not necessarily indicate colorectal cancer:
  • A change in bowel habits (for example, diarrhea, constipation, feeling that the bowel does not empty all the way)
  • Bright or dark blood in stool
  • Stools narrower than usual
  • Frequent gas pains, bloating, fullness, or cramps
  • Weight loss for no known reason
  • Feeling very tired
  • Vomiting

When and how should I get screened?

You should begin getting screened at age 50 if you are at average risk of developing colorectal cancer. However, some people at higher risk for colon cancer may need to be screened earlier and some may need to undergo more frequent screening. Discuss with your doctor the best strategy for you. Here are several options:
  • A colonoscopy— A doctor uses this thin tube with a light and lens to look inside the rectum and colon for growths, other abnormal tissue, or cancer. You will need to prepare for the test and will be sedated during it.
    Routine screening: every 10 years.
  • Flexible sigmoidoscopy—A doctor uses a thin tube with a light and lens to look inside the rectum and lower third of the colon for growths, other abnormal areas tissues, or cancer. This thin tube may also include a tool for removing abnormal tissue for examination. You will need to prepare for the test.
    Routine screening: every 5 years.
  • Fecal blood test (gFOBTor FIT test)—Using an at-home kit from your physician, you take a sample of your stool and return it to a lab, where it is checked for hidden blood, sometimes a sign of cancer. If blood is found, you will need a colonoscopy to find out why.
    Routine screening: once a year.
  • Stool DNA test —Using an at-home kit from your physician, you take a sample of your stool and return it to a lab, where it is checked for blood as well as for genetic changes sometimes found in cancer and precancer cells. If the test is positive, you will need a colonoscopy.
    Routine screening: every 3 years.
  • Computed tomography colonography or “virtual colonoscopy”—An X-ray imaging procedure that produces 2D and 3D views of the colon from the rectum to the lower end of the small intestine as well as some visualization of the small bowel. The colon will be gently and temporarily inflated with air through a thin tube tip placed in the rectum. You will need to prepare for the test.
    Routine screening: every 5 years.
Remember to ask your doctor about colorectal cancer screening.
“Regular screening, beginning at age 50, is the key to preventing colorectal cancer,” said Alberto Gutierrez, Ph.D., an FDA expert on screening devices. “People at higher risk of developing colorectal cancer should begin screening at a younger age, and may need to be tested more frequently. Currently, individuals have several options for testing based on their risks and preferences. You should talk with your doctor to determine which screening program is right for you.”

What’s the good news?

More people who get the disease are surviving or are surviving longer with the help of screening, surgery and/or drugs approved for the treatment of patients with colorectal cancer. Because not all populations react the same way to every treatment, scientists are also developing “companion diagnostics,” tests to determine, for example, if a mutation in a particular gene found in tumors will render a drug effective, ineffective, or even harmful among certain groups.
Researchers study new ways to prevent, treat, and manage the disease. Patients who want to know about clinical trials—research studies that involve people—may want to discuss this option with those close to them and with their doctor.

How can I reduce my risk?

A number of factors may put you at risk for colorectal cancer: your age, medical history, race or ethnicity. But you can reduce that risk. Here’s how:
  • Exercise regularly and vigorously
  • Maintain a healthy diet (high in vegetables and fruits; low in red and processed meats)
  • Maintain a healthy weight
  • Limit the amount of alcohol you drink
  • Don’t smoke and avoid second-hand smoke

For more information

For more information about treatments for colorectal cancer, call 1-800-4-CANCER.
This article appears on the FDA’s Consumer Updates page, which features the latest on all FDA-regulated products.
Reviewed: March 16, 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada