lunes, 20 de marzo de 2017

El Alzheimer presenta rasgos distintivos en síndrome de Down - DiarioMedico.com

El Alzheimer presenta rasgos distintivos en síndrome de Down - DiarioMedico.com



SE PRESENTA ENTRE 20 Y 25 AÑOS ANTES

El Alzheimer presenta rasgos distintivos en síndrome de Down

Los pacientes con Síndrome de Down presentan una mayor incidencia de enfermedad de Alzheimer, cuyo curso es más lento. Además, la patología neurodegenerativa se presenta entre 20 y 25 años antes.
María Sánchez-Monge | Maria.Sanchez@diariomedico.com   |  20/03/2017 00:00
 
 

La esperanza de vida media de las personas con síndrome de Down ha pasado en las últimas tres décadas de apenas 30 años a más de 60. A medida que se elevaba el umbral de supervivencia, empezaba a emerger un nuevo reto: una mayor incidencia de la enfermedad de Alzheimer, que aparece entre 20 y 25 años antes que en la población general. La mediana de presentación se sitúa en los 55 años y el riesgo puede llegar al 90 por ciento entre quienes viven hasta los 70 años.
El neurobiólogo Huntington Potter, de la Universidad de Colorado, planteó en 1991 la hipótesis de la existencia de una relación patológica entre la trisomía en el cromosoma 21 responsable del síndrome y la enfermedad de Alzheimer. Desde entonces, se ha avanzado significativamente en el conocimiento de esta asociación.
Juan Fortea, neurólogo del Hospital de San Pablo, de Barcelona, y director médico de adultos de la Fundación Catalana de Síndrome de Down, hace hincapié en el gran éxito cosechado en el tratamiento de las enfermedades que acortaban la vida en los afectados. La enfermedad de Alzheimer sería el precio que hay que pagar, ya que se ha convertido "en el problema médico más importante y la principal causa de muerte" entre estas personas.
La causa biológica principal radica en el gen APP, que se encuentra en el cromosoma 21 y codifica la proteína precursora de amiloide beta. "Si cualquier persona tuviera tres copias del gen APP desarrollaría la demencia", expone Fortea.
  • Fernando Moldenhauer: "Los ensayos en personas con discapacidad intelectual, al igual que en otros colectivos vulnerables, deben regirse por criterios éticos mucho más rigurosos”
Amiloide beta y másDe hecho, en torno a los 40 años todas las personas con la alteración genética tienen el cerebro repleto de amiloide beta, aunque no todas ellas acabarán desarrollando la patología. El responsable de la Unidad de Síndrome de Down del Adulto del Hospital de La Princesa, de Madrid, Fernando Moldenhauer, aclara que la mayor prevalencia de la demencia en este colectivo ratifica la importancia del péptido amiloide beta en la etiología del Alzheimer, pero también confirma que tiene que haber otros factores, "porque, si no, las personas con Down desarrollarían la patología a los 10 años".
En la actualidad se considera al síndrome de Down como una de las causas genéticamente determinadas de la enfermedad de Alzheimer y han empezado a proliferar los trabajos epidemiológicos y algún que otro ensayo clínico de fármacos en los portadores de la trisomía 21, que se han convertido en un modelo de estudio de la enfermedad de Alzheimer. Esto tiene, según Moldenhauer, una parte positiva y otra potencialmente negativa. Por un lado, ayudará a conocer mejor la enfermedad neurodegenerativa tanto en la población general como en quienes presentan Down, que además se beneficiarían de forma prioritaria de los tratamientos pioneros. Pero, por otra parte, plantea nuevos retos de investigación. "Los ensayos clínicos en personas con discapacidad intelectual, al igual que los que se realizan en niños y en otros colectivos vulnerables, deben regirse por unos criterios éticos mucho más rigurosos", recalca.
  • Juan Fortea: "La enfermedad de Alzheimer resulta mucho más difícil de detectar en las personas con Down porque supone diagnosticar un deterioro cognitivo sobre una discapacidad”
La intensa investigación en este campo ha permitido discernir las peculiaridades del Alzheimer en este subgrupo poblacional. Una de las más importantes, según Fortea, es que resulta "mucho más difícil de detectar porque supone diagnosticar un deterioro cognitivo sobre una discapacidad que en sí misma es variable". En este sentido, considera que "se necesitan planes de cribado activo e instrumentos adaptados y validados", tal y como ya están haciendo la Fundación Catalana de Síndrome de Down y el Hospital de San Pablo con un plan de salud pionero que tiene la misión de "ofertar evaluaciones anuales para detectar precozmente la enfermedad de Alzheimer".
Además, subraya la relevancia de efectuar un diagnóstico diferencial para descartar que el deterioro cognitivo se deba a otros problemas, como depresión o hipotiroidismo.
EpilepsiaOtra particularidad que destaca Moldenhauer es que en estas personas el Alzheimer se asocia a epilepsia con mayor frecuencia. Además, en general, lo que primero se altera es la coordinación motora, mientras que en la población general suele ser la memoria.
Este especialista observa que la enfermedad cursa de forma más lenta en personas con Down. "En la población general afecta a personas que han entrado en la ancianidad, en las que la demencia multiplica el daño causado por la patología que ya padecen. En cambio, en Down surge en personas relativamente jóvenes, que no sufren patología cardiovascular". Además, en estos individuos el Alzheimer aparece en quienes "ya son dependientes, de tal forma que al principio la pérdida de funcionalidad no es tan acusada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada