jueves, 16 de marzo de 2017

Las mayores dificultades de las personas con cáncer de próstata: sexualidad, la incontinencia y PSA-fobia

Las mayores dificultades de las personas con cáncer de próstata: sexualidad, la incontinencia y PSA-fobia

Noticias Farmacia

Las mayores dificultades de las personas con cáncer de próstata: sexualidad, la incontinencia y PSA-fobia

mayores dificultades

2
Todos los participantes de la iniciativa “Cáncer de próstata en primera persona” afirman haber tenido dificultades de ámbito sexual.
El cáncer de próstata es el segundo cáncer más frecuente en nuestro país, y el primero entre la población masculina. Más de 27.000 personas en España son diagnosticadas de esta enfermedad cada año, representando el 21% de todos los cánceres en varones. “Cáncer de próstata en primera persona” quiere dar voz a los hombres diagnosticados con un cáncer de próstata. Para ello, reunimos a ocho personas con cáncer de próstata de diferentes perfiles y procedencias, y dialogamos con ellos, utilizando la técnica de grupo focal, para conocer sus opiniones, experiencias y percepciones ante el proceso de la enfermedad.
Esta nueva iniciativa de Fundación MÁS QUE IDEAS ha contado con la colaboración de la  Asociación Española de Urología (AEU), el Grupo Español de Oncología Genitourinaria (SOGUG), la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) y el Grupo de Tumores Urológicos (SEOR-URONCOR), y se ha convertido en realidad gracias a IPSEN.
En el vídeo de presentación Juan Campos, paciente con cáncer de próstata, nos habla en primera persona de la enfermedad y de sus principales dificultades después del diagnóstico y además, Diego Villalón explica los motivos que llevaron a MÁS QUE IDEAS a desarrollar esta iniciativa y presenta las principales conclusiones del informe.
Las principales dificultades de las personas con cáncer de próstata
Las principales dificultades identificadas por los participantes se dan en la etapa de tratamiento y son prácticamente coincidentes con los efectos secundarios que enuncia Enrique Gallardo, oncólogo médico y miembro del Grupo Español de Oncología Genitourinaria (SOGUG): “como regla general, aunque con distinta incidencia y gravedad dependiendo de los tratamientos (cirugía y radioterapia), tenemos la incontinencia urinaria, la estenosis uretral, la disfunción eréctil (conocida como impotencia) y los trastornos intestinales”.
Alteraciones sexuales
Todos los participantes afirman haber tenido dificultades de ámbito sexual a raíz de los tratamientos. La disfunción eréctil es una de las principales complicaciones que puede surgir como consecuencia de la cirugía, la radioterapia y el tratamiento hormonal en cáncer de próstata, puede prolongarse en el tiempo y es uno de los factores que más preocupa e inquieta al paciente afectando a la percepción de masculinidad que tiene el paciente de sí mismo. Sin embargo, un aspecto destacado defendido por muchos de los participantes es que la situación devenida a consecuencia de la disfunción eréctil les ha permitido descubrir otro tipo de sexualidad, no centrada en la penetración y que es igualmente placentera.
Alteraciones urinarias
A diferencia de las alteraciones sexuales, no todos los participantes han tenido incontinencia urinaria a consecuencia de los tratamientos. Pero sí que se destaca, incluso entre quienes no la han tenido, que la incontinencia puede llegar a ser más humillante para la persona que la disfunción eréctil, pudiendo tener repercusiones emocionales y sociales de mayor alcance. Los participantes resaltan la importancia de acceder a programas de rehabilitación que permiten ejercitar el suelo pélvico, y eliminar o reducir la incontinencia, en algunos casos. A diferencia del abordaje de las dificultades de ámbito sexual -que se considera insuficiente-, sí que se cree que existe una mayor implementación de servicios de apoyo frente a la incontinencia.
Dificultades emocionales
Otro de los miedos más recurrentes que experimentan los participantes no está ligado a los efectos o secuelas de los tratamientos, sino que tiene que ver con el seguimiento clínico de su enfermedad. Uno de los participantes lo define como “PSA-fobia”, haciendo referencia a la incertidumbre que experimenta la persona ante posibles cambios en los niveles del PSA.
Falta de abordaje apropiado de efectos secundarios y secuelas
Los participantes estuvieron de acuerdo en que es necesario un abordaje más continuo e integral de los efectos secundarios y secuelas de los tratamientos. Para ello, proponen incluir otros profesionales en el equipo asistencial (psicología, enfermería especializada en cáncer de próstata, sexología, etc.) y favorecer el acceso a programas de rehabilitación del suelo pélvico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada