jueves, 16 de marzo de 2017

¿Tener hijos es un elixir de la longevidad?: Noticias de salud en MedlinePlus

¿Tener hijos es un elixir de la longevidad?: Noticias de salud en MedlinePlus

MedlinePlus Información de salud para usted

¿Tener hijos es un elixir de la longevidad?

Un estudio encontró un vínculo, pero los investigadores no pueden afirmar el motivo
Traducido del inglés: miércoles, 15 de marzo, 2017
Imagen de noticias HealthDay
MARTES, 14 de marzo de 2017 (HealthDay News) -- Algunos días quizá no lo parezca, pero tener hijos podría en última instancia ayudarle a vivir un poco más, sugiere un estudio reciente.
La paternidad o la maternidad parecen ayudar a retrasar el momento de la muerte a medida que se envejece, ya que los padres viven más tiempo que los que no tienen hijos, encontró un equipo de investigadores suecos.
Sin embargo, las diferencias en la longevidad no fueron abrumadoras.
Por ejemplo, se esperaba que los papás vivieran 2 años más que los hombres que no habían tenido hijos a los 60 años de edad, y se esperaba que las madres vivieran 1.5 años más que las que no fueron madres, según el estudio.
A los 80 años de edad, se esperaba que los papás vivirían unos 8 meses más y las mamás unos 7 meses más que los que no tuvieron hijos, sugirieron los hallazgos.
"Los padres viven más tiempo que los que no fueron padres, incluso en las edades más avanzadas", dijo la autora principal, Karin Modig, profesora asistente de epidemiología en el Instituto Karolinska en Estocolmo.
La mejora en la supervivencia se produce independientemente de si los padres tienen un hijo o una hija, indicaron los investigadores, aunque el estudio no demostró que tener hijos cause un aumento de la esperanza de vida.
Modig y sus colaboradores usaron los datos de salud nacionales suecos para estudiar a todos los hombres y mujeres nacidos entre 1911 y 1925 en ese país. El estudio acabó incluyendo a casi 705,000 hombres y a más de 725,000 mujeres.
Los investigadores compararon la esperanza de vida con el estado civil y la paternidad, para ver si tener un hijo influía en cuánto vivía una persona.
Tal y como se esperaba, el equipo encontró que el riesgo de mortalidad aumentó para todo el mundo a medida que envejecían. Pero el riesgo siguió siendo más bajo para aquellos que habían tenido al menos un hijo que para los que no tuvieron hijos.
"La diferencia absoluta en el riesgo de mortalidad entre los que tuvieron hijos y los que no aumenta con la edad entre los 60 y los 100 años", señaló Modig. "Estas diferencias persisten hasta, e incluso se hacen mayores en, la vejez".
A los 60 años de edad, la diferencia en el riesgo de un año de muerte fue de un 0.1 por ciento entre los hombres y de un 0.2 por ciento entre las mujeres. A los 90 años de edad, estas diferencias habían aumentado a un 1.5 por ciento entre los hombres y a un 1.1 por ciento entre las mujeres.
Los investigadores no pudieron decir con exactitud por qué tener un hijo parece aumentar la esperanza de vida.
Es posible que los padres realicen más conductas saludables que las personas sin hijos, dijo Modig. No tener hijos también podría ser una señal de selección natural, indicando que las personas que no tienen hijos están sujetos a dificultades biológicas o sociales que afectan a su esperanza de vida, sugirió.
Una explicación más probable es que los padres tienen hijos adultos que pueden ayudar a cuidarles a medida que envejecen, comentó Modig.
"Los hijos probablemente proporcionen un respaldo importante a sus padres al envejecer", dijo Modig. "Los individuos que envejecen sin hijos u otros familiares cercanos quizá necesiten obtener un respaldo adicional en otro lugar".
Se encontró un vínculo entre la paternidad y el riesgo de muerte tanto para las personas casadas como para las no casadas, pero pareció ser más firme para los hombres no casados.
Los papás no casados quizá dependan más de sus hijos en la ausencia de pareja, sugirieron los autores del estudio.
Los padres que envejecían probablemente también se beneficiaban de una mayor interacción social, gracias a sus hijos adultos y a sus nietos, comentó la Dra. Gisele Wolf-Klein, directora de educación geriátrica en Northwell Health en Great Neck, Nueva York.
Se ha observado que la vida social tiene una importancia crítica en un envejecimiento saludable, indicó.
"Los seres humanos somos animales sociales, para bien o para mal. Nos beneficiamos y prosperamos a partir de la compañía de los demás", dijo Wolf-Klein. "Tengo la impresión de que no importa qué se haga con los hijos. Si tiene una familia, eso le mantendrá emocional o físicamente".
Las personas mayores sin hijos pueden prolongar su vida si se unen a grupos, hacen voluntariado y si esencialmente crean su propia familia, dijo Wolf-Klein. También pueden acudir a programas que proporcionen el tipo de respaldo que uno esperaría de un hijo o una hija; por ejemplo, los programas que ayudan a llevar las compras o a llevarle en coche a las visitas del médico.
"Si no tiene hijos, eso no significa que usted no pueda conectarse a un grupo", dijo Wolf-Klein.
El nuevo estudio fue publicado en la edición en línea del 13 de marzo de la revista Journal of Epidemiology & Community Health.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Karin Modig, Ph.D., assistant professor, epidemiology, Karolinska Institute, Stockholm, Sweden; Gisele Wolf-Klein, M.D., director, geriatric education, Northwell Health, Great Neck, N.Y.; March 13, 2017, Journal of Epidemiology & Community Health, online
HealthDay
Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Más noticias de salud en:
Salud de las personas mayores

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada