jueves, 18 de abril de 2013

La embolización de la arteria prostática alivia los síntomas urinarios de la hiperplasia benigna de próstata :: El Médico Interactivo ::

:: El Médico Interactivo :: La embolización de la arteria prostática alivia los síntomas urinarios de la hiperplasia benigna de próstata

La embolización de la arteria prostática alivia los síntomas urinarios de la hiperplasia benigna de próstata

 
 
19/04/2013 - E.P.

Se trata de un tratamiento mínimamente invasivo no quirúrgico que rebaja el flujo de sangre a la próstata


Casi todos los hombres eventualmente sufren hiperplasia de la próstata con la edad y el tratamiento consiste en conseguir una reducción de la próstata, resumió Sandeep Bagla, radiólogo en el Departamento de Radiología Cardiovascular e Intervencionista en el Hospital Inova Alexandria en Alexandria, Virginia (Estados Unidos) y que presentó el estudio en la 38 reunión científica anual de la Sociedad norteamericana de Radiología Intervencionista que se celebra en Nueva Orleans.

"Los medicamentos son de beneficio limitado y la cirugía, si bien puede corregir el problema, puede ser peligrosa y causar efectos secundarios significativos. La embolización de la arteria prostática (PAE) es una alternativa mínimamente invasiva con un riesgo bajo, que parece reducir los síntomas en la gran mayoría de los pacientes", afirmó el también principal autor del estudio, publicado en Journal of Vascular and Interventional Radiology.

La hiperplasia benigna de próstata afecta a más de la mitad de los hombres de 50 años y más del 80 por ciento de los 80 años. "Todos los pacientes están buscando el tratamiento menos invasivo, con menor riesgo, y este estudio clínico en Estados Unidos confirma los resultados reportados por los radiólogos intervencionistas de Europa y América del Sur", afirmó Bagla.

Este experto señaló que millones de hombres evitan procedimientos quirúrgicos transuretrales, entre otras cosas, porque no quiere correr el riesgo de fugas de orina, impotencia u otras complicaciones que puedan surgir de procedimientos invasivos.

En los primeros resultados del estudio, 13 de 14 hombres (el 92 por ciento) que habían sido sometidos a PAE observaron una disminución significativa en sus síntomas después de un mes y ninguno sufrió complicaciones importantes, como impotencia, pérdida de orina o infecciones. La mayor parte se fue a su casa el día del tratamiento.

Bagla añadió que ya se han inscrito 30 hombres para el primer estudio prospectivo para evaluar PAE para el agrandamiento de próstata que ya está en marcha. Esta investigación analizará el éxito y la seguridad clínica del tratamiento, además de seguir a los pacientes durante dos años para evaluar los resultados a largo plazo.

Los radiólogos intervencionistas han tratado una variedad de condiciones cancerosas y no cancerosas a través de la embolización, que bloquea el flujo de sangre a los tumores y los órganos, por ejemplo, la embolización de fibromas uterinos (UFE) para reducir los tumores fibroides benignos en el útero. Al bloquear temporalmente el flujo de sangre a través de la arteria de la próstata, PAE proporciona una vía de paso más grande para la orina.

"Los participantes en nuestro informe han notado un cambio en cierto estilo de vida después de este tratamiento, con algunos hombres que han dejado su medicación para los síntomas de próstata por completo", aseguró Bagla. Dado que el tratamiento no implica la colocación de un catéter o dispositivo en el pene, no hay riesgo de estrechamiento de la uretra, incontinencia o sangrado", concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada