viernes, 19 de octubre de 2012

La prevención del cáncer | Cáncer | elmundo.es

La prevención del cáncer | Cáncer | elmundo.es

ONCOLOGÍA | 19 de octubre

La prevención del cáncer

Aguirre, durante unas jornadas celebradas en Unidad Editorial.| El MundoAguirre, durante unas jornadas celebradas en Unidad Editorial.| El Mundo
  • La ex presidenta de la Comunidad de Madrid fue operada en 2011
  • Aguirre recuerda la importancia de hacerse mamografías rutinarias
Hace más de treinta años un día tuve la suerte de acompañar al médico a una muy amiga de mis padres que estaba en tratamiento por un cáncer de pecho y que tenía más o menos la edad que tengo yo ahora. Y digo "suerte" porque de aquella visita saqué una enseñanza que después me ha sido de inmensa utilidad.

En aquella época la palabra cáncer tenía unas connotaciones aún más trágicas que las que tiene ahora y tengo que reconocer que fui con bastante aprensión y, por qué no decirlo, con algo de miedo. El médico que dirigía el tratamiento de nuestra amiga, después de ocuparse de ella, se dirigió a mí y me explicó con una enorme claridad algo que no he olvidado nunca. Me insistió en que el cáncer es una enfermedad igual de curable que cualquier otra, pero que, como cursa sin síntomas, cuando se manifiesta, hay veces que ya es demasiado tarde para curarla. Me acuerdo de que también me explicó que, si la tuberculosis no diera síntomas como la tos o escupir sangre, no se detectaría a tiempo y morirían de tuberculosis muchas más personas que de cáncer.

Aquella visita y aquella conversación se me quedaron grabadas y nunca las he olvidado, de manera que, cuando me tocó a mí que me diagnosticaran mi cáncer, lo primero que hice fue recordarla para preguntar a mis médicos hasta qué punto lo habíamos cogido a tiempo. Todo parece indicar que he tenido suerte y que mi curación es más que probable, lo que vendría a dar la razón a aquel médico que me lo explicó entonces. Y que, además, curó a nuestra amiga, que hoy, treinta años después, ya se ha olvidado del cáncer que sufrió y superó.

De ahí la importancia trascendental de la prevención para que no nos pille a traición la más traicionera de las enfermedades. Si de algo estoy contenta de mi enfermedad es de haber contribuido a que las mujeres madrileñas tomen más conciencia de la importancia de someterse puntualmente a todas las revisiones que les recomienden sus médicos de cabecera y a estar más alertas ante cualquier síntoma por pequeño que les parezca.

El cáncer, como me dijo aquel buen médico, se puede curar siempre que se coja a tiempo.

* Esperanza Aguirre Gil de Biedma es ex presidenta de la Comunidad de Madrid y fue intervenida de un cáncer de mama en febrero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada