martes, 29 de noviembre de 2016

Una de cada tres mujeres menores de 30 años es portadora del VPH sin saberlo - DiarioMedico.com

EN ESPAÑA

Una de cada tres mujeres menores de 30 años es portadora del VPH sin saberlo

Un tercio de las mujeres españolas jóvenes tiene el virus del papiloma humano, y un 10 por ciento de ellas no logran resolver la infección.
Redacción. Madrid   |  29/11/2016 10:50
 
 
Xavier Bosch
Xavier Bosch, consultor senior del programa de Epidemiología del Instituto Catalán de Oncología. (DM)
Cada año se diagnostican en España 2000 nuevos casos de cáncer de cérvix, afirma Xavier Bosch, consultor senior del programa de Epidemiología del Instituto Catalán de Oncología (ICO). Bosch ha participado en el XXVIII Congreso de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia (Aepcc), en Las Palmas de Gran Canaria.
El cáncer de cuello uterino produce unas 800 muertes al año en nuestro país. En los estadios precoces, la prevención y el tratamiento son muy eficaces, "mientras que en las fases más avanzadas la curación es más difícil y requiere de tratamientos complejos y de eficacia limitada", apunta Bosch.
En España el cáncer invasor de cuello de útero es el sexto más frecuente en la mujer, pero es el segundo entre las mujeres más jóvenes por debajo de los 40 años. El pre cáncer cervical, que representa las lesiones que diagnostican los especialistas y que son tratadas en las visitas ginecológicas regulares, "son mucho más frecuentes y es el diagnóstico que genera más demanda sanitaria, mayores procedimientos diagnósticos y es una causa importante de angustia en la mujer".
Según afirma Bosch las costumbres sexuales de los españoles, referentes al inicio de las relaciones y al número de compañeros sexuales, han cambiado mucho en las generaciones más jóvenes y con ellas la circulación viral.
Además añade que "en ausencia de una buena política de prevención, estos cambios conllevarán un aumento de la incidencia de los tumores asociados al VPH entre mujeres y varones en las generaciones actualmente jóvenes". Es por ello que destaca la importancia de la vacunación.
La mayor parte de las infecciones por VPH no tienen síntomas ni signos visibles que requieran consulta al médico, comenta Bosch, "lo cual facilita la trasmisión a las parejas. En ocasiones, aparecen verrugas genitales difíciles de tratar. La infección persistente con el tiempo puede evolucionar a cánceres más avanzados que son una catástrofe médica y personal con grandes destrucciones pélvicas".
Bosch añade que las verrugas genitales son estresantes y causan problemas de autoestima, alteraciones de la conducta sexual y requieren de tratamientos a menudo repetitivos por la frecuencia de recidivas.
Entre la infección por el VPH y la aparición clínica del tumor hay un tiempo de latencia que es el que "tarda la infección en alterar y acumular los mecanismos de replicación celular y el crecimiento neoplásico".
"En España la incidencia se estabiliza a partir de los 40-45 años, en gran parte debido a la prevención secundaria y al tratamiento precoz". Sin embargo, en países sin este recurso preventivo la incidencia continúa subiendo a lo largo de la vida.
Las infecciones por VPH son más frecuentes en mujeres en edades jóvenes, entre los 20 y 40 años. "En España una de cada 3 mujeres por debajo de los 30 años es portadora de una infección VPH sin saberlo", resalta Bosch quien añade que, en estos grupos de edad, la respuesta inmunitaria resuelve la mayoría de las infecciones.
Un 80 por ciento de las mujeres llegarán a infectarse con el VPH alguna vez en su vida. De las cuales "un 10 por ciento no consiguen resolver la infección. Estas son las que verdaderamente están en riesgo de progresar a un tumor maligno, sobre todo a partir de los 30-35 años", sentencia Bosch.
Alude a varios estudios actuales que sugieren que todas las mujeres con infecciones persistentes están en un proceso de progresión y que su seguimiento sin tratamiento supondrá que la mayor parte de ellas acaben desarrollando lesiones tumorales.
La vacunación VPH es una respuesta preventiva
En Australia y en los países donde han vacunado a mujeres hasta los 26 años de edad y han conseguido buenas coberturas vacunales, es decir, más del 70 por ciento de las mujeres de esa franja de edad, se ha comprobado que prácticamente desaparece la circulación viral, las verrugas genitales y las lesiones preneoplásicas, tal y como destaca Bosch.
"Las verrugas genitales se han reducido prácticamente a cero, las lesiones precancerosas del cuello uterino han bajado drásticamente en las mujeres vacunadas y en un par de años podremos demostrar la reducción del cáncer invasor".
Esta vacunación, según explica Bosch, protege también de los demás tumores asociados al VPH en ambos sexos, los cánceres de vulva, ano, pene y orofaringe. "Por ello, varios países han iniciado la vacunación sistemática a los varones".
Vacuna del VPH de segunda generación
En su ponencia titulada Vacunación VPH y cribado ‘HPV-Faster, Bosch se ha referido a la vacuna del VPH de segunda generación que amplía el número de tipos virales frente a los que ofrece una protección cercana al 100 por cien en personas vacunadas adecuadamente.
En su exposición, ha reiterado la importancia de la seguridad de estas vacunas, avaladas por todas las instancias internacionales y nacionales de vigilancia de seguridad. Además, destaca la eficacia y eficiencia de la vacunación desde que se empezó a comercializar en el 2006.
"Tenemos ahora un arma definitiva para controlar, y quizás para erradicar, el cáncer de cuello uterino y reducir drásticamente todos los demás tumores inducidos por el VPH".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada