martes, 29 de noviembre de 2016

Protocolo de actuación para MIR en la atención de pacientes con VIH/sida - DiarioMedico.com

1 DE DICIEMBRE: DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL SIDA

Protocolo de actuación para MIR en la atención de pacientes con VIH/sida

Eva Martínez Arredondo   |  29/11/2016 00:00
 
 

"Los residentes de primer y segundo año consultan cada paso a sus adjuntos y no es hasta el tercer año cuando empiezan a tener más autonomía, y esto se traslada cuando tratan a los enfermos con VIH y sida", explica Javier de la Torre, tutor MIR de Medicina Interna en el Hospital Costa del Sol, en Marbella y miembro de la junta directiva de GeSida, el grupo de Estudio sobre Sida de la
 Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc). A partir de su experiencia y con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el Sida que se celebra este jueves, 1 de diciembre, se ha elaborado un protocolo de actuación para MIR en la atención de pacientes con VIH y/o sida.Trabajar, MIR
1. Normalización de la situación para no estigmatizar la enfermedad
De la Torre insiste en que las personas con VIH y sida son como el resto, por tanto, hay que evitar cualquier tipo de diferenciación con el objetivo de mitigar la estigmatización. "Más allá de las medidas de prevención necesarias para el profesional sanitario, la tendencia es de una absoluta normalización, de hecho, no existen consultas específicas como hace años", añade.
2. Comunicación: cómo decir a un paciente que tiene VIH
A pesar de equiparar el trato al de otros enfermos, De la Torre reconoce que "cuando tienes que dar esta noticia es un momento difícil y duro". En su experiencia, el primer paso es tranquilizarle y explicarle que existen herramientas para controlar la enfermedad: "Es cierto que no la curamos pero ya no se trata de una patología mortal como lo era hasta el 1996, cuando la mayoría de los afectados morían, ahora pese a su cronicidad, se ha mejorado la calidad de vida".
3. Cuándo hay que hacer la prueba del VIH 
Es necesario tener en cuenta aquellos indicadores que elevan el riesgo de contagio como "la presencia enfermedades de oportunistas como la candidiasis oral o la tuberculosis, cualquier ITS, los cuadros de fiebre, diarrea, adenopatías, leucopenias o trombopenias que no tengan una causa diagnosticada así como aquellas situaciones en las que se detecten valores altos de las transaminasas que no sean derivados de una hepatitis", enumera. A la pregunta de si un residente puede sugerirle a un paciente esta prueba, De la Torre aclara que "siempre que identifiquen señalas de alerta deben hacerlo, aunque en la práctica es normal que lo consulten con el médico adjunto".
En los casos antes mencionados, se emplea la prueba dirigida aunque este internista apuesta por extender la prueba rutinaria a la población entre 16 y 65 años sexualmente activa: "El 50 por ciento de los afectados no lo saben y más del 80 por ciento de los contagio son a través de las relaciones sexuales. Con estos datos, creo que se debería implementar una estrategia para que todo el mundo se sometiese a estas pruebas porque se pueden salvar muchas vidas".
4. Servicios donde hay que prestar mayor atención
Los indicadores citados en el apartado anterior revelan que las consultas en las que se van a producir la mayoría de los casos susceptibles a una infección por VIH: Urgencias, Aparato Digestivo, Hematología, Dermatología, Neumología, Urología y Ginecología y Obstetricia. "Estos son los grandes servicios donde hay que tener presente el VIH, sin olvidar la Atención Primaria, donde acuden la mayoría de los pacientes ante un cuadro de fiebre reincidente u otros síntomas compatibles con la enfermedad".
5. Qué hacer si un paciente se niega hacerse la prueba del VIH
Para llevar a cabo estos análisis, es preciso el consentimiento del enfermo aunque sea de palabra. Si después de valorar la necesidad de realizar la prueba el paciente se opone, el médico deberá proceder a explicarle los beneficios de la misma: "Si existe infección por VIH cuando antes se identifique el estado, como en el resto de patologías, la actuación precoz mejorará el pronóstico y la calidad de vida", apunta.
6. Cómo abordar a menores de edad con VIH
De la Torre indica que "estos casos son complicados, sobre todo, cuando el contagio se produce de padres a hijos, porque a éstos les cuesta asimilar la situación". Para la atención de estos pacientes aconseja "actuar de forma consensuada junto con los padres o los tutores para pautar las revisiones periódicas y la adherencia al tratamiento". Según su experiencia, no es habitual que los menores se nieguen a hacerse los análisis aunque si esto ocurre, el tutor legal podría dar su consentimiento por él.
7. El seguimiento en pacientes con VIH
En la actualidad, la terapia antirretroviral se realiza desde las consultas de Medicina Interna en el departamento especializado en enfermedades infecciosas. "El tratamiento suele ser una pastilla única y las revisiones se establecen cada tres o seis meses", explica. En este sentido, este miembro de GeSida reivindica la creación de la especialidad de Infecciosas como está reconocida en otros países.
8. Exposición ocupacional: seguir las pautas establecidas
"Los residentes deben tomar las mismas precauciones universales que para otras patologías que se puedan trasmitir a través de la sangre como la hepatitis C"-comenta- por tanto, "la clave está en ser muy cuidadoso, usar siempre guantes y seguir los protocolos establecidos a la hora de manipular una jeringuilla o un catéter".
9. El problema de la confidencialidad fuera de la consulta
Este internista reconoce que hay que trabajar más la cuestión de la confidencialidad porque la falta de tiempo y espacio son un problema. "A veces, las entrevistas en Urgencias o en las salas de Observación limitan la intimidad que requieren ya que se les pregunta por su vida sexual o la posibilidad de tener VIH en una habitación llena de gente. Dentro de nuestras posibilidades, es algo en lo que tenemos que prestar más atención".
10. El envejecimiento de la población seropositiva: un trabajo multidisciplinar
El tratamiento con retrovirales los pautan los especialistas en infecciosas pero eso no significa que la persona con VIH tenga que acudir a esta consulta ante cualquier molestia. "Ahora la población con VIH es mayor y tiene otros problemas de salud como la hipertensión o la diabetes los cuales debe abordar la consulta pertinente", destaca.
11. La complejidad de VIH cuando se desarrolla el sida
Cuando el virus se desarrolla y llega al estado sida es muy compleja porque el enfermo presenta distintos signos que no pueden explicarse por una misma patología. Por ejemplo, a veces una neumonía puede coincidir con una tuberculosis. "A los residentes les aconsejo que tengan esta premisa muy presenten y busquen múltiples respuestas porque los síntomas puede no corresponder a una única enfermedad", recomienda.
12. Otros problemas a los que se enfrentan los médicos
A largo y corto plazo las terapias antirretrovirales facilitan el desarrollo de toxicidades, además, el envejecimiento de la población significa un incremento de las comorbilidades asociadas a la edad y las interacciones entre los fármacos. Según De la Torre, todas estas condiciones son importantes para la atención de los pacientes con VIH y sida.
También te puede interesar:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada