sábado, 26 de noviembre de 2016

Los anuncios de refrigerios en la televisión hacen que los niños en edad preescolar piquen más, según un estudio

https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_162182.html
MedlinePlus Información de salud para usted

Los anuncios de refrigerios en la televisión hacen que los niños en edad preescolar piquen más, según un estudio

Sucedió incluso con niños que no tenían hambre, encontraron los investigadores
HealthDay staff
Traducido del inglés: martes, 22 de noviembre, 2016
Imagen de noticias HealthDay
LUNES, 21 de noviembre de 2016 (HealthDay News) -- Los niños en edad preescolar que vieron "Sesame Street" interrumpido por anuncios de televisión sobre refrigerios salados acabaron comiendo más de esos alimentos poco después, encontró un nuevo estudio.
Los hallazgos sugieren que "los niños pequeños siguen estando altamente expuestos a anuncios de televisión de alimentos que podrían contribuir a unos patrones dietéticos malsanos", advirtió un equipo liderado por Jennifer Emond, profesora asistente de pediatría del Colegio Dartmouth en Hanover, New Hampshire.
La obesidad sigue siendo una amenaza para la salud de muchos niños estadounidenses. Y el equipo de Emond apuntó que "los alimentos ricos en calorías y bajos en nutrientes" siguen mercadeándose de forma agresiva a niños muy pequeños.
De hecho, el niño en edad preescolar promedio se expone a más de tres horas de televisión al día, y "los niños en edad preescolar vieron un 18 por ciento más anuncios de televisión de refrigerios de 2010 a 2014", dijeron los investigadores.
¿Esos anuncios "funcionan" para hacer que esos niños coman más refrigerios malsanos?
Para averiguarlo, el equipo de Emond monitorizó a 60 niños de 2 a 5 años de edad de New Hampshire y Vermont mientras veían un segmento de 14 minutos de "Sesame Street".
Los niños recibieron un refrigerio satisfactorio antes del programa, de forma que no tuvieran hambre, y tenían acceso ilimitado a refrigerios durante el programa.
Algunos de los niños vieron el segmento de "Sesame Street" sin anuncios de comida, mientras que otros vieron el programa con anuncios de un refrigerio salado popular. Los anuncios mostraban a niños felices jugando y comiendo el refrigerio.
El resultado: los niños que vieron el anuncio del refrigerio "consumieron, en promedio, 29.5 kilocalorías más" de comida después, y "el efecto principal fue impulsado por un mayor consumo del alimento anunciado", escribió el equipo de Emond.
Los investigadores creen que esto muestra que los anuncios de comida hicieron que los niños comieran, incluso aunque no tuvieran hambre. Limitar los anuncios de comida dirigidos a los niños podría ayudarles a comer de forma más saludable y a consumir menos calorías innecesarias, plantearon los autores del estudio.
La Dra. Allison Stakovsky, pediatra del Centro Médico Pediátrico Cohen en New Hyde Park, Nueva York, dijo que los nuevos hallazgos se hacen eco de investigaciones anteriores.
"Ya sabemos que ver televisión es una influencia ambiental importante en el desarrollo de la obesidad", aseguró. "Los niños que ven más televisión son más propensos a tener sobrepeso. Los niños que tienen una televisión en la habitación son más propensos a tener sobrepeso".
"Este estudio muestra que la publicidad sobre la comida afecta a los hábitos de consumo de refrigerios de los niños en edad preescolar", añadió Stakovsky, y "estos hallazgos dan más respaldo a la recomendación de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) de limitar el uso de medios de comunicación de los niños en edad preescolar a no más de una hora al día".
Una nutricionista se mostró de acuerdo, y dijo que orientar a los niños hacia unos hábitos alimenticios más saludables depende de los padres.
"Se deben realizar esfuerzos por comer más en familia y enfocarse en la conversación en lugar de distraerse con la televisión", comentó Dana Angelo-White, dietista y profesora clínica asistente de la Universidad de Quinnipiac en Hamden, Connecticut.
"El tiempo frente a las pantallas se debe limitar durante las comidas y los refrigerios, independientemente del tipo de programación al que pudieran exponerse", añadió White.
El estudio aparece en la edición en línea del 21 de noviembre de la revista Pediatrics.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Allison Stakofsky, M.D., attending pediatrician, Cohen Children's Medical Center, New Hyde Park, N.Y.; Dana Angelo-White, RD, clinical assistant professor, Quinnipiac University, Hamden, Conn.; Pediatrics, Nov. 21, 2016
HealthDay
Las noticias son proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de MedlinePlus en español, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos o la política federal.
Más noticias de salud en:
Nutrición del niño

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada