jueves, 17 de noviembre de 2016

Celebrex quizá no plantee un riesgo cardiaco más alto que medicamentos similares, según un estudio

MedlinePlus Información de salud para usted
https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_162055.html

Celebrex quizá no plantee un riesgo cardiaco más alto que medicamentos similares, según un estudio

Los investigadores encontraron más complicaciones, como el sangrado, con los analgésicos ibuprofeno y naproxeno
Robert Preidt
Traducido del inglés: martes, 15 de noviembre, 2016
Imagen de noticias HealthDay
LUNES, 14 de noviembre de 2016 (HealthDay News) -- Algunas personas que toman el analgésico Celebrex quizá no tengan un riesgo más alto de problemas cardiacos que las que toman otros antiinflamatorios no esteroides (AINE), señala un estudio reciente.
Celebrex (celecoxib) es un inhibidor de la COX-2. Se trata de la misma clase de medicamentos que Vioxx y Bextra, que se retiraron del mercado en 2004 y 2005, respectivamente, porque se vincularon con problemas del corazón. Celebrex no pareció compartir los mismos problemas, de forma que ha seguido disponible.
Y "el mensaje principal [del nuevo ensayo] es que celecoxib no es más riesgoso para el corazón que otros AINE", afirmó en un comunicado de prensa de la Clínica Cleveland el director del estudio, el Dr. Steven Nissen, presidente del Departamento de Medicina Cardiovascular.
La investigación anterior de Nissen fue instrumental para descubrir los riesgos cardiovasculares asociados con los inhibidores de la COX-2.
El nuevo estudio parece reafirmar el perfil de seguridad de Celebrex. Pero varios especialistas en la salud del corazón no están convencidos de que los hallazgos del estudio sean suficientes para afirmar que Celebrex es seguro para las personas con un riesgo alto de problemas cardiacos.
Este estudio incluyó a más de 24,000 pacientes con osteoartritis o artritis reumatoide en todo el mundo. Su edad promedio era de 64 años. Tomaban uno de tres fármacos a diario para aliviar el dolor: Celebrex, Naprosyn (naproxeno) o Motrin (ibuprofeno). Todos los pacientes tenían una enfermedad cardiaca preexistente o un riesgo elevado de desarrollar enfermedad cardiaca.
A lo largo de 10 años de seguimiento, ocurrieron ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares (ACV) o la muerte en un 2.3 por ciento de los pacientes que tomaban Celebrex, en un 2.5 por ciento de los pacientes que tomaban Naprosyn, y en un 2.7 por ciento de los pacientes que tomaban Motrin, mostró el estudio.
Los investigadores encontraron que las úlceras o el sangrado gastrointestinal fueron un 54 por ciento más frecuentes en el grupo de Motrin y un 41 por ciento más frecuentes en el grupo de Naprosyn que en el grupo de Celebrex.
Los pacientes que tomaban Motrin tenían un riesgo un 64 por ciento más alto de un empeoramiento de la función renal que los que tomaban Celebrex. Las muertes por cualquier causa fueron más o menos un 25 por ciento más frecuentes en el grupo de Naprosyn que en el grupo de Celebrex, pero esa diferencia fue ligera, según los investigadores.
El estudio fue financiado por Pfizer Inc., fabricante de Celebrex. Cuatro de los coautores del estudio trabajan en la compañía farmacéutica. Pfizer participó en el diseño del estudio, el desarrollo del protocolo, ayudó con la recolección de datos y mantuvo la base de datos del ensayo.
El estudio se presentó el domingo en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), y se publicó simultáneamente en la edición del 13 de noviembre de la revista New England Journal of Medicine.
Nissen desaconsejó interpretar los hallazgos del estudio de forma exagerada.
El estudio examinó "dosis completas recetadas de los fármacos, no las dosis más bajas disponibles en las preparaciones de venta libre. Los hallazgos sobre la seguridad podrían aplicarse o no al uso intermitente típico de muchos pacientes con unas dosis más bajas de estos fármacos", explicó Nissen.
Otros médicos también expresaron dudas.
El Dr. Elliott Antman, ex presidente de la Asociación Americana del Corazón, cuestionó si el ensayo clínico en realidad probó que Celebrex es seguro en las personas con una enfermedad cardiaca.
Antman anotó que los participantes del estudio estaban siendo tratados por artritis, y no tenían un riesgo alto de enfermedad cardiaca.
"Eran pacientes con un riesgo bajo o quizá ligeramente moderado", dijo Antman. "Originalmente, se suponía que el ensayo compararía los resultados en pacientes con un riesgo cardiovascular alto". Pero todavía tengo esa pregunta sin responder, porque esos pacientes de riesgo cardiovascular alto no están representados aquí".
La Asociación Americana del Corazón también publicó un editorial en su revista Circulation que cuestionaba si el nuevo ensayo clínico en realidad probó la seguridad de Celebrex para los pacientes cardiacos.
El ensayo clínico "no es un estudio de pacientes de artritis con un riesgo cardiovascular alto", escribió el autor del editorial, el Dr. Garrett FitzGerald, profesor de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania.
"Incluyó sobre todo a pacientes de osteoartritis con un riesgo cardiovascular bajo: las tasas de eventos cardiacos eran de más o menos un 1 por ciento al año", escribió.
El ensayo "no logra informar a la práctica clínica", concluyó FitzGerald.
"A pesar de la inscripción de más de 24,000 pacientes y más de una década de estudio, no estamos más cerca de poder aconsejar a los millones de pacientes con dolor artrítico crónico sobre la eficacia y la seguridad relativas de los tratamientos disponibles para ellos", lamentó.
Los médicos deben seguir evitando el uso de los AINE en los pacientes cardiacos, advirtió Antman.
"Si hay que tratar a un paciente con un AINE, intente identificar al paciente con el riesgo más bajo, use el fármaco con el riesgo más bajo a la dosis más baja necesaria durante el periodo más corto", dijo Antman.
Los AINE se introdujeron por primera vez en los años 60, y ahora están entre los medicamentos más recetados del mundo; en 2013, se emitieron 100 millones de recetas en Estados Unidos, apuntaron los autores del estudio.
La osteoartritis es la forma más común de artritis y afecta a más de 16 millones de estadounidenses. La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune de las articulaciones, y afecta a más de 1.3 millones de estadounidenses. Los pacientes con artritis reumatoide tienen un riesgo más alto de enfermedad cardiaca, señalaron los investigadores.
En el estudio, un 90 por ciento de los pacientes tenían osteoartritis y un 10 por ciento artritis reumatoide.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Cleveland Clinic, news release, Nov. 13, 2016; Circulation, Nov. 13, 2016; Elliott Antman, M.D., immediate past president, American Heart Association
HealthDay
Las noticias son proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de MedlinePlus en español, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos o la política federal.
Más noticias de salud en:
Analgésicos
Enfermedades del corazón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada