lunes, 21 de noviembre de 2016

Nuevo aplicador de RT en cáncer dermatológico - DiarioMedico.com

INNOVACIÓN

Nuevo aplicador de RT en cáncer dermatológico

Investigadores españoles trabajan en el desarrollo de una tecnología que mejora la modulación al aplicar radiación en tumores de piel no melanoma.
Enrique Mezquita. Valencia | dmredaccion@diariomedico.com   |  21/11/2016 00:00
 
 
1 de 2
Flecha Ver Siguiente
Prototipo del aplicador diseñado en metacrilato transparente
Prototipo del aplicador diseñado en metacrilato transparente para observar el correcto funcionamiento de los canales por donde se desplazan las semillas de braquiterapia. El dispositivo final está formado por una aleación de tungsteno. (cf.)
  • Prototipo del aplicador diseñado en metacrilato transparente
  • Javier Vijande, Francisco Vázquez, José Pérez Calatayud, Ana Lafont y Facundo Ballester.
El carcinoma de células basales es el más común de los tipos de cáncer de piel. Afecta especialmente a la población caucásica a partir de los 50 años. Para tratar este tipo de tumores, un equipo multidisciplinar de físicos y oncólogos  radioterapeutas pertenecientes al Departamento de Física Atómica, Molecular y Nuclear de la Universidad de Valencia, al Hospítal Universitario La Fe, la Fundación IVO y el Instituto de Física Corpuscular (IFIC, centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Valencia), en colaboración con la empresa Nucletron, desarrolló en 2008 el Aplicador Valencia.
IRIDIO-192
Se trata de un sistema para dispensar radiación ionizante mediante técnicas de braquiterapia (técnica donde el elemento radioactivo, en este caso iridio-192, se coloca en un dispositivo que expone al tumor a dicha radiación, según los tiempos previamente fijados) y que, según resultados publicados en 2015, muestra un excelente comportamiento para tratar los tipos de cáncer de piel de tipo no melanoma, haciendo desaparecer casi todas las lesiones de los pacientes con buenos resultados cosméticos en la mayoría de los casos.
  • Se están buscando desarrollos físicos que reduzcan el coste de la herramienta
Sin embargo, dicho aplicador tiene una limitación: no puede tratar tumores de más de 3 cm de diámetro. Según explica Javier Vijande, profesor titular de la UV y miembro del proyecto, se ha trabajado para poder ampliar sus opciones de tratamiento partiendo de una idea nueva: mover el elemento radioactivo (el iridio-192) dentro del aplicador para poder tratar tumores más grandes e irregulares.
MODULAR LA RADIACIÓN
"Los aplicadores Valencia originales utilizan un sistema de filtrado para modular las características de la radiación emitidas por la fuente radioactiva fija en una posición. Este sistema limita el tamaño y forma de los tumores a tratar. Para ir más allá y poder tratar tumores mayores y de formas ovaladas se ha eliminado el sistema de filtrado. Su efecto se suple mediante el desplazamiento de la fuente radioactiva a lo largo de tres canales, dos semicirculares y una posición central. Al ajustar los tiempos de parada a lo largo de posiciones fijas en los canales, se puede modular la radiación que llega al tumor", ha comentado Vijande. 
Ese mismo equipo, con la incorporación de investigadores de Eresa Hospital General Universitario de Valencia y la empresa Elekta, ha desarrollado por tanto un nuevo aplicador, el Large Field Valencia Applicator, que permite tratar tumores de un diámetro de hasta 5 cm, gracias al desplazamiento del elemento radioactivo dentro del aplicador. El diseño del prototipo se realizó en la Facultad de Física de la UV por Facundo Ballester y el propio Vijande, la construcción la realizó la empresa Elekta -que financió el proyecto- y las pruebas para comprobar su eficacia las efectuó el equipo de la Unidad de Radiofísica en Radioterapia del Hospital Universitario y Politécnico La Fe, dirigido por José Pérez Calatayud.
TEORÍA CONFIRMADA
El nuevo sistema permite tener un mismo aplicador en lugar de varios adaptados al tamaño y forma del tumor. Además, los estudios realizados permiten irradiar uniformemente el carcinoma hasta 6-8 milímetros de profundidad. 
Las pruebas han avalado que "se comportan exactamente como los estudios teóricos predecían, algo nada trivial dada la complejidad del diseño", expone Vijande.

Camino del mercado

La comercialización de este nuevo aplicador aún no se ha llevado a cabo por la empresa Elekta, aunque ésta continúa explorando las posibilidades de este sistema sustituyendo el iridio-192 por cobalto-60, un elemento radioactivo de vida más larga, que permitiría ampliar el mercado de este aplicador a otros países

Más vida útil

Según apunta Vijande, "las semillas de Co-60 tienen una vida útil mucho mayor que las de Ir-192 sin disminuir la calidad del tratamiento al paciente, por lo que el coste por tratamiento se reduce". Los investigadores ya trabajan en la física necesaria

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada